CRISTALES. Somos hijos de la Madre Naturaleza

 

En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, conviene reflexionar en que somos hijos de la Madre Naturaleza, pero nos comportamos con ella como unos verdaderos hijos de la… mala vida. Es por ello que sería conveniente recurrir a Byung-Chul Han, filósofo y ensayista surcoreano experto en estudios culturales y profesor de la Universidad de las Artes de Berlín, que en su libro “Loa a la Tierra. Un viaje al jardín”, lamenta que la humanidad ha abandonado su lugar de origen y advierte: “La tierra hoy lamentablemente está expuesta a una explotación total, está siendo deteriorada a fondo; debemos volver a aprender a asombrarnos de la tierra, de su belleza y su extrañeza, de su singularidad, porque la tierra es magia, enigma y misterio”.

El filósofo asiático nos recuerda cómo debe ser nuestra relación con la Madre Naturaleza y exhorta a no tratar a la tierra como una inagotable fuente de recursos a la que podemos explotar criminal e impunemente. La deplorable y desventajosa relación actual ha llevado a que en pocos siglos el ser humano haya destruido mucho de lo que llevó millones de años construir a la naturaleza, al contaminar ríos, lagunas y mares, dar muerte a cientos de especies, deforestar bosques, derretir glaciares y un apocalíptico etcétera. Byung-Chul Han lamenta: “Hoy nos ocupamos sólo del ego. Todos quieren ser alguien, hacerse notar, todo el mundo desea ser auténtico, ser distinto a los demás. Por eso todos son iguales. Echo de menos a seres anónimos”.

La pandemia del coronavirus podría ser un recordatorio a la humanidad de que ha llegado el momento de una nueva relación con la Naturaleza, en la que el hombre -como especie- tome conciencia de que no es el centro del universo y que debe dejar de depredar, contaminar y destruir los ecosistemas; de que debe cambiar el arrogante y altivo color del cristal de la soberbia por el respetuoso y sencillo color el cristal de la humildad que nos devuelva el respeto por nuestro planeta. Concluyo con un fragmento de la canción “Evolución” que advierte: “La Madre Naturaleza busca un encuentro con el hombre cara a cara, para que reconozca que es culpable de su absurda evolución; para que reconozca que es culpable de su segura destrucción”. Ojalá que siempre recordemos que todos somos hijos de la Madre Naturaleza.

¿No lo cree Usted así…?

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top