CRISTALES. Tiempo de unidad nacional y respeto entre mexicanos

Analistas e historiadores coinciden en que el peor enemigo del mexicano es el mismo mexicano. De hecho, la Encuesta Mundial de Valores revela que el respeto interpersonal en México es muy bajo, aunque de dientes para afuera aseguremos lo contrario: díganlo si no los que se agandallan en las filas y se meten a la brava, los conductores que le mientan la madre con el claxon al que sí respeta los límites de velocidad, los   que menosprecian y “mensean” al que se niega a incumplir las normas o prestarse a una transa. Y es que vivimos en un país donde la impunidad es la regla, así como la falta de respeto a la ética y los reglamentos. Los pocos que respetan las normas de tránsito, que no tiran basura en las calles, que ceden el asiento en el transporte a damas y ancianos, que no hacen suyas consignas como “el vivo vive del bobo” o “el que no transa no avanza” son valiosas excepciones de la regla.

La falta de respeto entre mexicanos se muestra en la creciente violencia que  padecen mujeres, niños, indígenas y pobres, en el abuso de patrones hacia sus trabajadores, en la trata y tráfico de seres humanos y en la polarización entre simpatizantes y detractores del gobierno federal. El presidente AMLO en la mañanera de hoy dijo que le tomaba la palabra a los adversarios que hablaron de que es momento de una reconciliación nacional. Ojalá que las palabras sean congruentes con las acciones porque hoy más que nunca urge dejar a un lado el encono para unirnos todos en la lucha por sacar adelante a este país nuestro y acabar con los términos despectivos de chairos, nacos, canallas, señoritingos, peleles, mafiosos, pirrurris, fifís y demás términos de los más denigrante.

Los seres humanos se unen ante una desgracia, pero no debemos esperar a que una amenaza extranjera nos obligue a cerrar filas y unirnos para hacerle frente. Tomemos consciencia todos de la urgente necesidad de cambiar el nefasto color del cristal del divisionismo, la falta de respeto y las divergencias por el alentador color del cristal de la reconciliación y la empatía, con la firme convicción de que, hoy más que nunca, es tiempo de unidad nacional y de respeto entre mexicanos.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top