CRISTALES. Un país de pobres viejos y viejos pobres

Las modificaciones trascendentes en el SAR, Sistema de Ahorro para el Retiro, advierten de la dificultad que tendrán los jóvenes para alcanzar una buena pensión cuando lleguen a viejos, por lo que la consigna es ‘Ahorra hoy para no sufrir mañana’. Y es que sólo el 25% de los trabajadores mexicanos de la Generación Afore tendrán derecho a una pensión, mientras dos terceras partes de ellos sólo podrán obtener un monto por 3 mil 199 pesos, conocido como Pensión Mínima Garantizada, según estudio de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro, debido a las condiciones del mercado laboral mexicano que obliga a los trabajadores a pasar de la informalidad a la formalidad, y repercute en una baja densidad de cotización y recaudación de fondos para el retiro.

El acceso a la pensión se complica al analizarla por género, pues las mujeres enfrentan una situación menos favorable, ya que sólo el 30% por ciento de las trabajadoras obtendrían una pensión por el 43% de los hombres; además los empleados con menor sueldo cuentan con poca oportunidad de obtener una pensión. Por ejemplo, sólo el 2% de los empleados que tiene un ingreso de un salario mínimo podrá obtener una ayuda económica a partir de los 65 años. Peor aún, 3 de cada 4 trabajadores no tendrá derecho a una pensión, por lo que deberá destinar un porcentaje de sus ingresos a un fondo de ahorro, de tal forma que, al llegar a la vejez, tenga un guardadito que le permita, si no vivir dignamente, al menos no causar lástima ni andar pidiendo limosna.

El análisis de la Consar alertó que en las próximas tres décadas, el gobierno federal afrontará mayores gastos para cubrir las cuotas para el retiro; de ahí la urgencia de advertir a las nuevas generaciones la importancia de saber que “Ahorra o nunca… podrás aspirar a una vejez digna”, y cambiar el triste color del cristal de una tercera edad llena de carencias por el tranquilizante color del cristal de una verdadera edad dorada, en la que se logre conjurar la amenaza de un mañana no muy lejano en el que vivamos en un país de pobres viejos y viejos pobres.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top