CRISTALES. Unidad nacional ante la crisis global

Ya se están viviendo los estragos del Covid-19 en la salud y en la economía nacional y mundial, pero lo peor está por venir, según los que saben, por lo que en varias partes del mundo ya están tomando medidas para mitigar el impacto de la crisis en empresas y familias: en Francia, el gobierno suspendió el pago de impuestos, de consumo de agua, luz y gas, y de alquileres; en España se aplazó el pago de hipotecas a los grupos más vulnerables; en Italia se suspendió el pago de impuestos e hipotecas a pequeñas empresas y familias. Estados Unidos redujo las tasas de interés a casi cero y anunció un fondo de 700 mil millones de dólares para proteger su economía. Pero en México vamos a 10 cuadras del desfile, porque el presidente ya advirtió que no habrá estímulos fiscales para las empresas y los ciudadanos afectados.

Cuando menos, ayer en la Cámara de Diputados se aprobó la iniciativa para crear un fondo de emergencias sanitarias y crisis económicas por 180 mil 733 millones de pesos para ayudar a mitigar el impacto en la salud, la economía, la productividad, el consumo y el empleo, por la emergencia sanitaria. Pero esto es apenas un leve paliativo, un ‘mejoralito’ para la grave enfermedad, por lo que se puede y se debe hacer mucho más, mediante la conjunción de esfuerzos para crear una estrategia integral que atienda las necesidades de todos los involucrados, es decir, de todos los mexicanos, sean empresarios, trabajadores, burócratas, desempleados, estudiantes, amas de casa, niños, jóvenes y ancianos, en una sinergia de gobierno y sociedad, iniciativa privada, legisladores, organismos cívicos, instituciones financieras y demás.

Todos, sin excepción, debemos trabajar en conjunto para salir de esta crisis, mediante acciones concretas y efectivas que nos permitan librar con el menor daño posible los estragos que dejará el paso del Covid-19 por nuestro país y cambiar el oscuro color del cristal de la angustia e incertidumbre, por el radiante color del cristal de la esperanza y la convicción de que vamos a dar la batalla con fe, trabajo, solidaridad, disciplina y, sobre todo, unidad nacional ante la crisis global.

¿No lo cree Usted así…? ¡Ánimo!

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top