Derechos Humanos: presentes en los discursos, ausentes en las acciones

 

El pasado 31 de mayo entró en funciones la Unidad Municipal de Derechos Humanos del estado de Coahuila en Torreón. Sin embargo, fue hasta el jueves 30 de junio que se eligió a su titular Miguel Ángel Urrutia. Al respecto, el alcalde Román Alberto Cepeda manifestó que no existía ninguna prisa y que era importante que se vieran y escogieran bien los perfiles dado que era un tema sensible y fundamental.

Urrutia es licenciado en Derecho y se ha desempeñado como encargado en la Segunda Visitaduría Regional, visitador itinerante, secretario técnico y titular de la Unidad de Transparencia en la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Coahuila. Fue escogido por sorteo de una terna en la cual se encontraban Alejandra Castellanos Bolados y Elida Arellano Escobedo. El recién designado titular indicó que el tema principal a tratar por la unidad será la conciliación.

La nueva figura organizativa tiene la función de recibir quejas por probables violaciones de derechos humanos por parte de cualquier autoridad o servidor público. También deberá promover la cultura de los derechos fundamentales en todos los ámbitos del municipio. Trabajará en conjunto con la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Coahuila, podrá realizar investigaciones que procedan e incluso solicitar al visitador regional dictar medidas cautelares cuando las circunstancias así lo ameriten.

En Coahuila, frecuentemente Torreón es el municipio que más acumula procedimientos en la CDHEC. Por ejemplo, el pasado mes de mayo, se procesaron 111 asesorías en comparación con 88 recibidas de Saltillo y 42 de Piedras Negras. En el mismo mes se concretaron 43 quejas provenientes de Torreón. En contraste, solo se concluyeron 4 procedimientos. Para uno de ellos la Comisión se declaró incompetente, mientras que los otros 3 resueltos fueron por la vía de la conciliación.

Definitivamente, amigo radioescucha, la Unidad Municipal de Derechos Humanos de Torreón puede jugar un papel muy importante en el acercamiento del estado a la ciudadanía. Esperamos que la misma no se vuelva una estructura burocrática más y que tenga la capacidad de incidir y crear condiciones de respeto a los Derechos Humanos en las instituciones. Su misión es valiosa en un momento histórico en el que las garantías individuales y los derechos fundamentales están muy presentes en los discursos y bastante ausentes en las acciones.



Comenta esta noticia
Top