El difícil contacto con los pacientes COVID-19

Liliana Rincón

Torreón, Coahuila (07/08/2020).- Los cadáveres de pacientes COVID-19 requieren tratamiento especializado, el personal deberá contar con el equipo de protección adecuado.

El titular de la Jurisdicción sanitaria número seis, con cabecera en Torreón, Juan Pérez Ortega, recordó que para evitar la propagación del coronavirus no se están preparando los cuerpos, ni siquiera se les practica la necropsia y el manejo es inmediato, es decir, deben ser cremados o sepultados en un término de 12 horas. No se permite la velación

“Es difícil porque es un tema emotivo, incluso darle el manejo al cadáver, que lo sepulten, lo incineren en un tiempo corto, se deben respetar las indicaciones que se dan en la entrega del cuerpo”.

Desde que inició la pandemia, en el hospital del ISSSTE de Torreón, han fallecido alrededor de 75 pacientes por COVID-19, según informó Alejandro Gómez Alvarado, director del nosocomio.

Narra que dentro de los protocolos que se deben cumplir está en primer lugar, la identificación de la persona que falleció a través de un cristal por parte de alguno de los familiares, luego el cuerpo se mete a una bolsa especial diseñada para que no exista transmisión del virus y se da aviso a las agencias funerarias para que lo recojan y procedan a la inhumación o cremación.

En cuanto al contacto con los enfermos COVID-19 mencionó que actualmente en el ISSSTE se tienen dos tablets, una para que los pacientes se comuniquen con sus familiares, y otra para que éstos últimos reciban informes de los médicos. La interacción es diaria y en horarios específicos.

El familiar de una paciente que falleció en un área COVID del IMSS, horas después de que fue internada – a quien no le practicaron la prueba – , narró que prácticamente no la volvieron a ver.

“Llegando a urgencias de la 16 del Seguro Social nos recibieron. Mi hermano y mi esposa se quedaron para subir a mi mamá en la silla de ruedas, les dijeron ustedes no entran, nada más entra la señora, ahorita le entregamos la ropa. Pasaron cuatro horas y les preguntamos a los guardias, ¿qué razón me tienes de la señora? Nos mandaron afuera, ni siquiera nos dejaron estar en el área de ambulancias”.

“Había una persona con una carpeta de madera, con diferentes nombres y le preguntó mi esposa por el nombre de mi mamá y no nos decían nada. Pasaron 10 minutos y sin moverse nos dicen: la señora falleció hace 15 minutos, le encargamos que pase a firmar unos papeles. El certificado decía que murió por COVID, mi mamá venía a que le pusieran oxígeno y le sacaran una radiografía. No le practicaron la prueba, dijeron que murió de COVID porque estaba en un área COVID”, narró el entrevistado.

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top