El futuro de la Comarca está en sus presas

 

El agua que nutre al sector agroindustrial de la Laguna se encuentra contenida en 5 presas: Lázaro Cárdenas, Francisco Zarco, Los Naranjos, Benjamín Ortega y El Tigre. Las presas de Lázaro Cárdenas y Francisco Zarco controlan el flujo del Río Nazas. La irregularidad de las lluvias hace que mientras en unos años escasea el vital líquido, en otros años abunda, y cuando esto ocurre se hace necesario desfogar el agua de las presas. En septiembre de 1968, para recordar, el Nazas se desbordó y generó la mayor devastación de la que se tenga memoria en la comarca.

En las últimas semanas se han presentado lluvias abundantes en las cuencas alta y media del Nazas, por lo que existe alguna probabilidad, todavía pequeña, de que se haga necesario liberar agua de las presas. Entre el 12 y el 17 de septiembre la presa Lázaro Cárdenas alcanzó el 55.46% de su capacidad, mientras que la Francisco Zarco llegó al 85.33%. Si bien en los últimos dos días las lluvias han continuado aportando agua a las presas, se espera que ahora le siga un período de ausencia de precipitaciones.

El manejo del volumen de agua de las presas exige toma de decisiones prudentes y acertadas. Eso no fue lo que ocurrió en 2016. En julio de ese año, la presa Francisco Zarco quedó con una cantidad de 192 millones de metros cúbicos, que es más del doble de lo recomendado. En vez de desalojar agua suficiente, se fue postergando la decisión sin seguir los protocolos técnicos respectivos. Para octubre de 2016 la situación era insostenible, se debió desaforar entonces el agua, lo cual se hizo, pero nuevamente sin seguir los protocolos debidos.

En aquel momento, la Conagua procedió a romper el sifón que atravesaba el Nazas, una obra cuya reparación costó alrededor de 70 millones de pesos. Esta decisión pretendía salvar el Metroparque, sólo que esto no hacía falta, porque los implementos del parque son desmontables en previsión a una situación de este tipo. De aquí que es necesario llamar a la mesura en estas situaciones de alarma para que se sigan los protocolos técnicos establecidos y se tomen decisiones calmadas contando con suficiente tiempo de antelación.

Definitivamente, amigo radioescucha, la situación actual de lluvias abundantes, si bien debe alertarnos ante la posibilidad de la deriva de agua al lecho del Nazas en su cuenca baja, puede ser también una buena noticia. La disponibilidad de agua posibilita un mayor número de tierras de riego, así como la promesa de la disponibilidad de agua potable para la Laguna. En cualquier caso, desde la ciudadanía debemos exigir que sea la prudencia basada en lo datos técnicos lo que guíe la toma de decisiones y no que lo sea la alarma generada por malas decisiones en medio de una coyuntura electoral como ocurrió en 2016. De manera irremediable, el futuro de la Comarca está en las presas.

 



Comenta esta noticia
Top