El periférico, un problema serio

 

Pablo García Chacón quien es el nuevo presidente del Consejo Consultivo de Vialidad de Torreón ha manifestado que el periférico es una vía obsoleta que fue construida hace ya más de 50 años y dejó de cumplir su función. En efecto y como es bien sabido por todos los torreonenses, el libramiento fue rebasado por el crecimiento urbano y se encuentra constantemente congestionado. En este sentido, volvió a ser presentada la propuesta de prohibir la circulación de los vehículos de carga pesada por esta vía.

El aforo del periférico Raúl López Sánchez se encuentra estimado en los 80 mil automóviles y camiones diarios. Se calcula que entre un 15 y un 25% de estos vehículos son de carga con dirección a las zonas industriales o con vía Saltillo. En este sentido, García Chacón ha indicado que se encuentran conformando una comisión con representantes del Colegio de Ingenieros, de Canacintra y otros miembros de la sociedad civil para realizar un análisis a fondo que permita el retiro de los vehículos pesados.

Llama la atención que la nueva administración se inaugura informando la eliminación de programas que venían dando buenos resultados. En particular, el uso del carrusel había permitido la reducción en un 38% de los accidentes en la vía. El presidente del Consejo de Vialidad alude que la velocidad reducida que se aplica con el dispositivo termina generando otros accidentes de manera indirecta e involuntaria. Sin embargo, no presenta cifras ni argumentos que soporten tal posición.

Otro anuncio importante es que se está estudiando la posibilidad de elevar el límite de velocidad máxima en el periférico. El incremento puede estar entre 10 y 15 kilómetros por hora. Ahora bien, es de verdad irreal pensar seriamente que el aumento de los límites de velocidad se reflejará notablemente en la reducción de los tiempos de movilización de los torreonenses. El cambio sugerido en la velocidad para recorrer los 12 kilómetros que tiene la vía, apenas si se traducirá en un ahorro de 2 o 3 minutos.

Definitivamente amigo radioescucha, la solución al problema de la movilidad en Torreón amerita de la participación y la concientización de la ciudadanía. Si la población asumiese, por ejemplo, la eliminación del problema de la impuntualidad, entendería que debe salir con 10 o 15 minutos antes de lo que lo hace ahora. Eso ya haría una gran diferencia en la presión y el estrés para llegar a la escuela, la universidad, el trabajo o el compromiso que fuere. Y eso se haría evidente en los modos de conducción. Más allá del agrado momentáneo y temporal de algunos electores, debe pensarse seriamente en el bien común de la ciudad.



Comenta esta noticia
Top