Encanta Plácido Domingo a Torreón

Jessica Ayala Barbosa

Torreón, Coahuila (05/04/2019).- “Qué maravilloso estar aquí en Torreón después de tantos años», fueron las primeras palabras de Plácido Domingo ante los casi 30 mil laguneros que se congregaron anoche en la Plaza Mayor para escucharlo cantar en compañía de la Orquesta Filarmónica del Desierto dirigida por el estadounidense Eugene Kohn. El tenor español había aparecido sobre el escenario unos minutos antes ataviado con frac negro para interpretar su primera pieza de la noche: Nemico della patria, de la ópera Andrea Chénier de Umberto Giordano, que dio paso a la soprano regiomontana Eugenia Garza con Vissi d’arte de Puccini y posteriormente a un dueto con la soprano argentina Virginia Tola, con quien cantó el tema Dite alla giovine de La traviata de Verdi.

Tras la pausa que hizo para dar la bienvenida al público y señalar que además de ópera y zarzuela cantaría otros géneros para todos los gustos, el español hizo gala de su gran calidad humana y presentó al tenor Mario Rojas, oriundo de Torreón, “nuevo talento que se está graduando en Chicago y que seguro ustedes ya conocen”, dijo antes de anunciar que el joven cantaría La donna è mobile, también de Verdi, generando así un excelente recibimiento para el intérprete.

Tras la pieza de Rojas, Plácido Domingo volvió al escenario para interpretar junto a Eugenia Garza otro tema de Verdi, luego vendría una pieza en solitario de Virginia Tola y finalmente el esperado momento en que el tenor español y el torreonense unieron sus voces. Au fond du temple saint de la ópera de Bizet Pescadores de perlas fue el tema elegido para ello.

“Vamos a pasar a la zarzuela” dijo antes de dar paso a un set de ocho piezas de este género, incluyendo tres de la famosa obra Luisa Fernanda del compositor español Moreno Torroba, en el que alternó o cantó a dueto con Rojas, Tola y Garza, según correspondiera. La participación del coro de niños de la Orquesta Sinfónica Esperanza Azteca Coahuila adornó este fragmento del espectáculo.

«Vamos a hacer algo de música que ustedes conocen muy bien», pronunció al dar la bienvenida a su hijo Plácido Domingo Jr., con quien cantó el popurrí Perfidia-Frenesi-La última noche y Quién será.

Amagó entonces con irse y mientras el público se ponía de pie para aplaudirle y pedirle otra, preguntó: «¿Ya se quieren ir?», a lo que el público respondió con un rotundo «¡No!». Fue entonces cuando las primeras notas de la emblemática Granada, una de las más esperadas de la noche, desataron el júbilo entre los espectadores.

Temas de Grever, Manzanero y Gardel precedieron la intervención de un mariachi, con el que Plácido Domingo, vestido de charro, y los intérpretes que lo acompañaron durante la noche cantaron algunas populares canciones como El son de la negra y México lindo y querido, además de composiciones de José Alfredo Jiménez, como Paloma querida, Ella y El rey, esta última a dúo con el lagunero Mario Rojas, en lo que fue uno de los momentos que más emocionaron al público.

«Es un honor, un privilegio, ser lagunero», dijo entusiasmado el joven tenor, quien en todo momento dejó ver su alegría por estar cantando en su tierra, actitud que los asistentes agradecieron y reconocieron con cariñosos aplausos.

Bésame Mucho de Consuelo Velázquez fue el tema con el que el tenor español puso fin a su presentación en La Laguna tras más de dos horas de concierto, recibiendo así la ovación del público lagunero que se mostró más que satisfecho de gozar de un espectáculo de primer nivel con una de las voces más reconocidas del mundo.

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top