EU ha hecho lo que haría cualquiera con interés por averiguar la verdad; México debe seguir ejemplo

Paulina Castro

Torreón, Coahuila (11/06/2020).- Tras la declaración de culpabilidad en uno de los cargos que se le imputan al exgobernador interino de Coahuila, Jorge Torres López, a través de un acuerdo con la Fiscalía de Estados Unidos, Carlos Arredondo Sibaja en su colaboración en Contextos, aseveró que revelaciones que se darían en el país vecino podrían servir como ejemplo a las autoridades mexicanas.

El periodista aseveró que aunque han sido muchas las historias alrededor de las formas y el destino del dinero sustraído de las arcas de Coahuila, la más cercana a la realidad es la existencia de “una amplia red de conspiradores que actuó de forma concertada por largo tiempo al amparo de sus altas posiciones en el gobierno», pero de la que solo Jorge Torres López y el extesorero, Javier Villarreal Hernández, han sufrido las consecuencias de su participación en esta trama.

Señaló que el hecho de que solo dos personas estén detenidas por el atraco, es porque las autoridades de Estados Unidos han hecho lo que cualquiera con interés por averiguar la verdad haría: “seguir el rastro del dinero”.

Manifestó que las autoridades mexicanas, particularmente las de Coahuila, deberían seguir el ejemplo de quienes a cientos de kilómetros de distancia y sin contar con acceso total de los archivos estatales, han demostrado la existencia de una conspiración para asaltar el tesoro público de la entidad y dejar atrás el discurso de que en las cuentas “no falta un penique”.

Invitó al fiscal Gerardo Márquez Guevara a decidir si realiza una investigación «mínimamente decente», armar los casos penales en contra de múltiples exfuncionarios de por lo menos la dos administraciones estatales anteriores o mantendrá la posición que ha sostenido hasta ahora, que implica “alinearse a las filas de quien han decidido convertirse en cómplices de este negro episodio de nuestra historia reciente”

El analista recordó que la megadeuda llegó en la cúspide de popularidad obtenida por Humberto Moreira a través de programas de beneficio social, y al entrar Torres López al interinato en la gubernatura, se comprometió a regularizar los multimillonarios acuerdos con los bancos e informar a la ciudadanía del destino del dinero.

Creó la expectativa de una explicación al origen y destino de los miles de millones de pesos que de pronto surgieron a base de créditos y un decreto falsificado, y que se volvieron la deuda de todos los coahuilenses, pero sólo “intentó vernos la cara”. Terminando su gestión, ya estaba formulada la trama de Jorge Villareal. Poco después, autoridades de Estados Unidos en Texas ya estaban armando un plan en su contra: empezaron las incautaciones de dinero, comenzaron los aseguramientos de transferencias hacia bancos texanos y de ahí a paraísos fiscales.

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top