Europa calla ante referéndum independentista de Cataluña

Bruselas (30/09/2017).- En toda Europa, la gente sigue de cerca y con nerviosismo el referendode independencia convocado en Cataluña, pero es una espera silenciosa.

Una alta participación con una mayoría de votos a favor de la secesión el próximo domingo podría dar alas a otras regiones con aspiraciones separatistas.

Sin embargo, la mayoría de los líderes europeos ha evitado mostrar una posición pública sobre Cataluña.

Pese a las tensiones entre bambalinas, son reacios a apoyar a los separatistas catalanes, que están ignorando la ley española para celebrar la votación, o los agresivos esfuerzos del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, por impedir el referendo.

A continuación, un vistazo a cómo otros países europeos -y el directo presidente de Venezuela- ven la situación en Cataluña.

A FAVOR DE LOS SEPARATISTAS

Aunque la votación no ha inspirado grandes manifestaciones o campañas virales en medios sociales fuera de España, sí provocó pequeñas marchas en Escocia, donde muchos sueñan con obtener la independencia del Reino Unido.

La primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon, ha mostrado un apoyo claro pero discreto al referendo catalán.

Sturgeon, que lidera el Partido Nacional Escocés, dijo que es “totalmente legítimo que España se oponga a la independencia de Cataluña”, pero dijo a los legisladores la semana pasada que “el derecho a la autodeterminación es un importante principio internacional, y espero que se respete en Cataluña y en cualquier otro lugar”.

Figuras destacadas de la corriente independentista en la región belga de Flandes han depositado esperanzas en el referendo del domingo y simpatizan con las quejas de la próspera Cataluña de que subvenciona a las regiones más pobres de España.

La Liga Norte italiana, que ha defendido votaciones para pedir más autonomía en Lombardía y Véneto, en el norte del país, criticó las recientes detenciones de miembros del gobierno regional catalán ordenadas por las autoridades españolas.

El movimiento catalán de independencia también recibió un apoyo inesperado del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que hace poco anunció una victoria en una votación para consolidar su poder y que ha sido criticado por el gobierno de Rajoy en España.

LLAMATIVO SILENCIO

El silencio de la Unión Europea ha sido especialmente llamativo después de que el gobierno regional catalán pidiera directamente al bloque que mediara en la disputa.

En respuesta a las peticiones de intervención desde Cataluña, la Comisión Europea -la rama ejecutiva de la UE- reiteró que el referendo era un asunto interno español y que respetaba el orden constitucional del país.

Las autoridades de la UE se negaron a intervenir incluso mientras crecía el temor el viernes a incidentes violentos tras la votación.

En privado, los líderes del bloque son ligeramente más explícitos sobre sus preocupaciones.

Dinamarca no se ha pronunciado. Las Islas Feroe y Groenlandia -dos territorios daneses semiautónomos- han planteado la idea de separarse. Las Feroe tienen previsto celebrar un referendo sobre una nueva constitución en abril.

Rusia ha ignorado en gran parte la votación en Cataluña. Aunque algunos han utilizado la disputa para señalar las debilidades europeas, Moscú no está predispuesta a chocar con el gobierno de Rajoy porque España ha sido uno de los países menos hostiles hacia Rusia desde que se anexionó Crimea.

Ni siquiera Serbia, todavía recuperándose de la secesión de Kosovo en 2008, ha apoyado de forma explícita al gobierno en Madrid, a pesar de que España es uno de los cinco Estados de la UE que no reconoce la independencia de Kosovo.

Información de Excélsior

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top