‘Feminismo es machismo con faldas’: Papa Francisco

El Vaticano (23/02/2019).- Durante el segundo día de la cumbre sobre la pederastia el Papa Francisco descartó que dar cargos a las mujeres en la Iglesia resolvería el problema de los abusos sexuales, al tiempo que afirmó que el feminismo es un machismo con faldas.

«No se trata de dar más funciones a la mujer en la Iglesia, sí, eso es bueno pero no resolvería el problema. Se trata de integrar a la mujer como figura de la Iglesia en nuestro pensamiento», señaló el Papa.

En referencia a la intervención en la cumbre de la experta en Derecho Canónico, Linda Ghisoni, subsecretaria del Dicasterio para los Laicos, Familia y Vida, que fue la primera mujer en hablar en esta reunión de jerarcas de la Iglesia que se celebra en el Vaticano, el Papa dijo que dejar hablar a la mujer no implica feminismo eclesiástico.

«Invitar a hablar a una mujer no es entrar en la modalidad de un feminismo eclesiástico, porque a fin de cuentas todo feminismo termina siendo un machismo con faldas», afirmó el Pontífice.

Precisamente hace unos días, en vísperas del inicio de la cumbre de obispos convocada por Francisco para abordar el problema de los abusos sexuales en la Iglesia, un grupo de ex religiosas, activistas y víctimas abogó por una «visión femenina» para buscar soluciones a esta lacra.

Estas activistas, integrantes de la asociación «Voices of Faith» (Voces de Fe), buscan que se reconozca la capacidad de las mujeres para ejercer cargos de responsabilidad dentro de la Iglesia católica, hasta ahora prácticamente reservados a los hombres, como una manera de enfrentar la crisis de pederastia.

«Esta crisis global por los abusos ha evidenciado que las autoridades eclesiásticas necesitan una perspectiva femenina», señalaron.

Francisco añadió que lo que se debe hacer es adoptar el «estilo» de una mujer, esposa y madre.

«Sin este estilo hablaremos del pueblo de Dios como organización, fuerza sindical, pero no como la familia nacida de la madre Iglesia», continuó.

El Papa, por su parte, reconoció recientemente que muchas monjas sufren y han sufrido abusos sexuales por parte de curas y obispos.

Con información de Reforma

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top