Gobernadores en necesaria rebeldía

 

La Alianza Federalista de gobernadores se reunió aquí en Torreón para establecer una estrategia común ante la próxima sesión de la Conago, la Conferencia Nacional de Gobernadores. Los mandatarios de Coahuila, Durango, Nuevo León, Tamaulipas, Michoacán, Colima, Jalisco, Aguascalientes, Guanajuato y Chihuahua han manifestado que no se reunirán con el presidente Andrés Manuel López Obrador si sus peticiones específicas no son incluidas en la agenda de la próxima sesión de la Conferencia, a realizarse en San Luis Potosí, el 19 de agosto.

La Alianza exige que en la Conago se aborden temas álgidos y urgentes de la política nacional como el de Salud. La gestión de la pandemia del Covid-19 ha sido ampliamente criticada por la decisión del gobierno federal de no aplicar pruebas masivas a la población ni la de promover el uso masivo de los cubrebocas. Las consecuencias son ampliamente conocidas por todos. A la fecha, México ocupa el tercer lugar en número de defunciones por coronavirus con más de 53 mil casos registrados.

El tema de la economía es otro de los puntos álgidos que se debe tocar en la conferencia debido a las terribles consecuencias económicas por la aplicación política del semáforo sanitario. El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, ha mostrado cómo mientras su estado es marcado con rojo, otros estados que presentan peores indicadores en tasas de casos acumulados, mortalidad, suficiencia hospitalaria y casos activos, son marcados de color naranja. Las afectaciones locales debido a la no reapertura de los negocios pueden ser desastrosas.

En el tema educativo, los gobernadores de la Alianza manifiestan que harán sus propios indicadores para decidir cuándo se pueden dictar clases presenciales y cuándo no, porque no confían en el semáforo federal. Por otra parte, el problema de la seguridad sigue marcando pauta. Ante un año 2020 que amenaza con ser aún más violento que el 2019, la estrategia federal de la Guardia Nacional no ha traído resultados positivos. Mientras tanto, las policías estatales han sufrido de fuertes recortes presupuestarios que afectan notablemente su operatividad.

Definitivamente amigo radioescucha, la crisis actual por la que transita nuestra nación amerita de un federalismo activo que sea capaz de atender las problemáticas estatales sin quedar entrampados en las decisiones de la 4T. Mismas que responden más a intereses políticos y electorales que al bien común de nuestras localidades. Una Alianza que vaya más allá de la particularidad actual y que sirva para tomar un rumbo de mayor prosperidad económica, así como de mayor justicia y bienestar. El plan de centralizar todo en el gobierno federal se está topando de frente con gobernadores en necesaria rebeldía.



Comenta esta noticia
Top