Hace un año…

Fernando Benito

Este jueves se cumple exactamente un año, de que la selección de Suecia se encargó de borrarle la sonrisa a miles de aficionados que creían que su representativo nacional ya estaba listo para ingresar a las ‘grandes ligas’.

Así es, un 27 de junio del 2018 en el Estadio Central de Ekaterimburgo, los ‘Blågult’ le dieron una repasada de 3 goles a 0 a México y con esto volvieron de golpe a la realidad a infinidad de personas que ya soñaban con que el Tricolor hiciera historia en el Mundial de Rusia, algunas de ellas basando absurdamente sus ilusiones en un capítulo de ‘Los Simpsons’.

Después de ese brutal descalabro, las camisetas de la selección azteca que comenzaron a venderse como ‘pan caliente’ tras el triunfo de 1-0 sobre Alemania, empezaron a acumularse en las tiendas de prestigio, de hecho hace un poco, un servidor pudo observar todavía un buen número de jerseys oficiales verdes -ya decolorados por cierto- a un precio ridículamente de remate en un negocio departamental de la región… que cosas.

Traemos a colación este acontecimiento, no para abrir viejas heridas, sino para cuestionarnos qué tanto ha cambiado nuestro futbol desde entonces. La humillación ante Suecia tal parece que poco importó en su momento, pues en lugar de reflexionar, se disfrazó el resultado con esa peculiar celebración en fraternidad con los coreanos, quienes por ese triunfo sobre los teutones, ayudaron a que se obtuviera una desangelada calificación a los octavos de final.

No se tomó en serio, que la goleada fue una señal inequívoca de que otra vez el proyecto mundialista de México, fracasaría por todo lo que se hace mal de manera general en nuestro balompié.

Pregúntese usted amigo aficionado, qué futuro podía tener en esa Copa del Mundo, una selección que se nutrió de jugadores como Giovani dos Santos, experto en la fiesta y sin equipo actualmente, como Carlos Vela, quien siempre ha mostrado indiferencia a la hora de representar a su país y que dejó el futbol de alta competencia para irse a ganar dólares a la MLS y también como Javier Hernández (hoy con el pelo naranja), un hombre que desde hace rato bajó su nivel de juego y que se ha convertido en un auténtico turista en Europa.

Cómo podía irle bien al combinado Tricolor en Rusia 2018, con una preparación en su mayoría de partidos ‘moleros’, con futbolistas que organizan ‘alegres’ reuniones privadas y no respetan las concentraciones, con una Liga en la que no se desarrolla al talento joven y en la que constantemente se hacen señalamientos hacia siniestros personajes que sólo buscan hacer negocios y no mejorar en lo más valioso, lo deportivo.

Como puede irle bien hoy a los aztecas, cuando los merolicos del futbol siguen deshaciéndose en alabanzas por sus ‘cracks MX’ en los programas semanales y espacios de creación especial, en lugar de criticar a esos ‘bultos’ que poco ayudan a acrecentar el nivel y cómo pueden cambiar las cosas positivamente, cuando la gente sigue pagando montones de dinero para ver a su selección ganar en un torneo como la ‘Copa Oro’.

Es por eso que el Suecia 3 México 0, del 27 de junio en Ekaterimburgo, tal parece que no derivó en ningún tipo de enseñanza.

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top