Honestidad cada vez más cuestionada

 

Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad publicó un informe con relación al lavado de dinero a través del banco HSBC. La información se obtuvo por medio de la Ley de Acceso a la Información Pública con base a un vasto expediente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores. En el informe se concluye que dicho banco incurrió en fallas graves como: omisiones deliberadas en el reporte de operaciones sospechosas, dilatar a propósito la emisión de reportes con transacciones dudosas, permitir el creciente envío de dólares a granel a Estados Unidos, entre otras anomalías.

HSBC es una multinacional británica de banca y servicios financieros con sede en Londres y con amplia presencia en el mundo. Las autoridades estadounidenses han hecho varios señalamientos graves contra ese banco tales como: fallar en ejecutar controles estrictos que evitaran el lavado de dinero y mantener evidentes pifias que permitieron que narcotraficantes de México y Colombia lavaran al menos 881 millones de dólares.

El informe revela la presunta participación de un ejecutivo mexicano cuyo desempeño fue cuestionado severamente. Su nombre es Ramón García Gibson, quien para la fecha fungía como presidente del Comité de Comunicación y Control de HSBC México. Este comité es la máxima instancia interna del banco para tratar lo relacionado con clientes de alto riesgo, lavado de dinero y transacciones sospechosas. El reporte muestra cómo en diversas ocasiones el comité prefirió mantener negocios de altos volúmenes aunque éstos faltasen a las normas que procuraban evitar el lavado de dinero.

Por ejemplo, García Gibson había adoptado la política de cerrar las cuentas de los clientes que acumularan cuatro reportes de actividades sospechosas, cuando la política interna de la institución establecía un tope de dos reportes. Esta situación fue considerada como “horrorosamente indulgente” por parte de los ejecutivos corporativos londinenses. Pese a ello, a principios de 2019, Ramón García Gibson fue nombrado como titular de la oficina que tiene a su cargo el combate al lavado de dinero en el Servicio de Administración Tributaria del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Definitivamente, amigo radioescucha, como muestra el ejemplo de HSBC, las redes de la corrupción trascienden fronteras, partidos políticos, gestiones de gobierno y empresas privadas tanto nacionales como extranjeras. En consecuencia, lo más importante es que se implanten medidas que sirvan como candados para prevenir que la corrupción ocurra y no limitarse a castigar los pocos casos que logran ser detectados y condenados. Menos todavía, invitar a los implicados a ser parte de los gobiernos, menos aún de los que presumen de una honestidad cada vez más cuestionada.



Comenta esta noticia
Top