El INE: ¿del lado de la democracia… o de la partidocracia?

editorial-en-pagina

 

Las críticas y los señalamientos no se hicieron esperar cuando el pasado viernes, el Consejo General del INE determinó posponer para hoy lunes a las 10 horas el análisis de los dictámenes relativos a la fiscalización de las pasadas elecciones, para determinar si se rebasaron los topes de campaña en el estado de Coahuila, bajo el argumento que, “de última hora recibieron engroses de cientos de hojas sobre los dictámenes, que deben ser revisados de manera minuciosa”. El representante del PAN, Francisco Gárate, acusó que se trata de un cambio de criterios y que es injustificable el receso.

La información publicada en algunos portales generó confusión, ya que daba a conocer que “por insuficiencia de pruebas, el Consejo General del INE desechó la denuncia del PAN contra el priísta Miguel Riquelme por presunto rebase de tope de gastos de campaña en los comicios de Coahuila”, por lo que se extendió en redes sociales que el PRI ‘ya la había librado’ y que no se anularía la elección; sin embargo, el INE lo que desechó fue la denuncia del PAN, no así el dictamen de la Comisión de Fiscalización del propio INE, de que se excedieron en los gastos de campaña, que es el análisis que se pospuso para hoy.

Por otra parte, el INE impuso una multa de 918 mil pesos al PRI de Coahuila por la entrega de 600 mil tarjetas Salario rosa, porque el tricolor reconoció que estaba conformando un padrón de potenciales beneficiarios de apoyos, en caso de que triunfara Riquelme, lo que a juicio del Instituto se estaba condicionando el voto, y se acordó abrir un procedimiento para investigar una posible aportación ilegal del gobierno de Coahuila a favor del PRI, por el pago de 69 mil pesos de un contrato de internet. En la sesión del viernes, también recibió serias críticas el consejero electoral Marco Baños, por estar muy activo, apoyando los argumentos del PRI sobre sus gastos de campaña.

Hay quienes ven similitudes del fraude de las elecciones presidenciales de 1988 con las de este año en Coahuila porque los primeros resultados del 6 de julio del 88 daban amplia ventaja a Cuauhtémoc Cárdenas, cuando de pronto se suspendió el conteo y finalmente resultó que el ganador fue el candidato del PRI. En el proceso del pasado 4 de junio, también en la madrugada del día siguiente, el conteo preliminar le daba ventaja a Guillermo Anaya, pero finalmente se le dio constancia de mayoría al priísta Miguel Riquelme, aunque con una diferencia en la votación de 2.5%.

Definitivamente amigo radioescucha, la decisión de posponer para hoy el análisis de los dictámenes de la fiscalización de las pasadas elecciones representó un clavo más al ataúd de la credibilidad del INE, que alimentó la sospecha de un posible alineamiento a los intereses del PRI, luego de que su dirigente, Enrique Ochoa, acudiera cuatro días seguidos a las oficinas del Instituto con las pruebas de que no se rebasaron los topes de campaña. Por lo pronto, la duda quedó sembrada y en manos del Consejo General del INE está despejar la incógnita si está del lado de la democracia… o de la partidocracia.

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top