La acción solidaria de la ciudadanía

 

La pandemia del COVID-19 ha impulsado diversos actos de solidaridad en la ciudadanía, que surgen en respuesta a las evidentes carencias de los diversos entes gubernamentales para atender la emergencia sanitaria. En otros casos, las personas actúan simplemente por el deber de ayudar al prójimo. Las Organizaciones de la Sociedad Civil sirven para canalizar muchas de estas iniciativas dignas de encomio y apoyo.

‘Laguna yo te quiero’ se alió con trabajadores de la salud y empresarios para llevar adelante la campaña de concientización ‘Laguna yo te quiero en casa’, que procura sensibilizar a la población a entender que la única vacuna actual contra el coronavirus es el aislamiento en el hogar. La asociación también busca proteger al personal de salud a través de la entrega de insumos y equipos adquiridos gracias a donativos ciudadanos.

La Fundación Jenkins apoya a través de la Cruz Roja con la instalación de un hospital para pacientes de coronavirus en el INER, Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, que alberga 40 camas. Asimismo, en Puebla, la Fundación ha puesto a disposición 310 habitaciones de hospital para que el personal de salud pueda pernoctar durante sus guardias, reduciendo así las visitas a sus casas y el posible contagio a familiares y vecinos.

Aquí en Coahuila hay iniciativas que procuran incentivar el consumo local para proteger la economía de nuestras comunidades. En el sureste del país, la iniciativa Yucatán Solidario ha distribuido 900 toneladas de alimentos con la participación de la ciudadanía, el empresariado, asociaciones civiles y el gobierno del estado, en tanto que la iniciativa “Le Entro” reúne a deportistas como la golfista Lorena Ochoa para incentivar la donación para el apoyo de los sectores más vulnerables. Y así como éstas, hay muchas otras.

Definitivamente amigo radioescucha, en estos momentos de emergencia lo mejor de la buena voluntad aparece. Algunos consideran que estas acciones complementan a las de los entes gubernamentales; otros, que las superan. En todo caso, lo importante es que en la peor crisis de la primera mitad del siglo XXI y, tras el año más violento registrado en la historia contemporánea, la bondad brilla gracias a la acción solidaria de la ciudadanía.



Comenta esta noticia
Top