La caza, ¿reglamentos firmes?

 

La opinión pública mexicana se ha conmocionado ante la publicación de varias imágenes de cazadores posando ante cadáveres de búfalos, supuestamente en Coahuila. La sorpresa y también la indignación de la población surge porque, hace apenas una semana, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas celebró el hito de haber logrado sostener poblaciones de bisontes en dos áreas del estado. La reinserción de esta especie se dió después de 100 años de su exterminio y desaparición en la región.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, así como la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y el Gobierno de Coahuila anunciaron que investigarían el origen de las fotografías. Según se ha podido avanzar, los especímenes mostrados no corresponden a ninguno de los rebaños recientemente introducidos. Las imágenes provienen de las redes sociales del Rancho Buenavista, que es una propiedad que se encuentra ubicado a unos 50 kilómetros de Sabinas y que puede haber traído bisontes por su cuenta.

La Semarnat advierte, sin embargo, que el organismo no ha autorizado ningún permiso de caza o aprovechamiento cinegético de bisonte americano al rancho Buena Vista. Según trascendió, los clientes son en su mayoría turistas estadounidenses y la oferta giraba alrededor de 7 mil dólares por bisonte, 4 mil 500 dólares por puma y 800 dólares por jabalí o gato montés. También ofrecían caza de venados por montos que oscilan entre los 4 mil y 5 mil dólares. La caza de coyotes, por su parte, era gratuita.

Si bien la información del Rancho Buena Vista no se encuentra actualmente disponible, dado que dieron de baja todos los servicios en redes sociales y página web, se pudo conocer que la caza se realizaba sobre ejemplares viejos que ya no se encontraban en fase reproductiva. Estos ejemplares solían pastar de manera solitaria en las zonas más bajas mientras que los ejemplares en edad reproductiva viven en rebaños de unos 25 individuos. A pesar de ello, la caza requeriría un permiso por parte de la Semarnat.

Definitivamente, amigo radioescucha, la reintroducción del bisonte americano en Coahuila es un proyecto que amerita de cuidado. Es necesario, en este sentido, procurar modos que hagan sostenible el crecimiento de los rebaños a futuro. No fue solo la cacería indiscriminada la que acabó con el bisonte. También lo fue la pérdida de lugares para pastar, muchas veces por su uso para el ganado vacuno. De modo tal que, para que pueda sustentarse la reinserción de los rebaños de bisonte americano, debe procurarse también su incorporación en la dinámica económica de los coahuilenses.



Comenta esta noticia
Top