La ignorancia incrementa casos de cáncer por arsénico

Liliana Rincón

Gómez Palacio, Durango (22/06/2019).- Para el investigador y jefe de posgrado de la Facultad de Medicina de la Universidad Juárez del Estado de Durango Gonzalo García Vargas es necesario poner en marcha un protocolo que permita atender a pacientes de comunidades que presentan niveles de arsénico en el agua de consumo humano.

Para nosotros ha sido frustrante que mandan a personas que viven en esas áreas con cánceres muy avanzados de piel; los otros cánceres relacionados con el arsénico se pierden porque a muchos nos les queda claro que el cáncer de pulmón, de vejiga o de riñón puede ser a consecuencia del arsénico.

Señaló que en ocasiones, los afectados por cáncer de piel empezaron con una leve lesión y por receta de médicos generales o dependientes de farmacias trataron con ‘pomadas’.

Si se hubiera detectado a tiempo por un dermatólogo y detectado un carcinoma de piel mediante una biopsia, se hubiera resuelto el problema, cuando la úlcera era pequeña, pero nos han llegado pacientes que tienen úlceras de 20 o 30 centímetros.

Además, resaltó que muchos de los casos llevan una ‘evolución de años’ sin haber sido detectados.

Nadie había pensado en arsénico hasta que están muy avanzados”, lamentó el científico.

Indicó que ya existen líneas de acción que han puesto en marcha otros países como India y Chile, que pueden adaptarse a la realidad de la región.

La idea es identificar cuáles son los riesgos y los sitios donde hay mayores y menores riesgos. Es claro que cuando la gente tiene menos de 50 microgramos de arsénico por litro en orina, sus riesgos son mínimos”, aclaró el investigador.

Los riesgos para la salud empiezan a partir de 50 microgramos de arsénico por litro de orina y a medida  que la cifra se incrementa existen mayores probabilidades de que desarrolle algún tipo de cáncer relacionados con arsénico.

Si tiene menos de 50 se regresa a estudiar hasta dentro de un año; si tiene entre 50 y 100 se empiezan a hacer estudios clínicos, cómo está su piel, su sistema nervioso, sus pulmones, sus riñones y su nivel de glucosa, de 100 a 200 microgramos de arsénico en orina, se trabaja de forma más dirigida en pulmón, piel y otros tipos de cáncer, dándole información a la gente de que consuma agua de fuentes libres de arsénico”.

Los trabajos deben empezar en las áreas rurales, porque a decir del especialista, son las más desprotegidas, pues  los médicos de primer contacto son generales o pasantes que poco han escuchado o saben sobre el hidroarsenicismo y no cuentan con capacitación o protocolos de cómo actuar si se consume el agua contaminada por arsénico.

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top