La necesaria construcción de confianza en los agentes viales de Torreón

Durante el año pasado, algunos agentes de Tránsito y Vialidad de Torreón fueron protagonistas de una serie de situaciones delicuenciales. Videos que circularon en las redes sociales mostraron golpizas y abusos que incluso llegaron en un caso a la amputación del dedo de una ciudadana, así como presuntos hechos de corrupción. Una encuesta del CCI Laguna realizada en 2019 muestra que el nivel de desaprobación a esta corporación era del 62%.

El actual director de Tránsito y Vialidad de Torreón, Alejandro Gutiérrez Zamudio, anunció que próximamente se instalarán cámaras de vigilancia en algunas patrullas viales. Cada unidad traerá tres dispositivos de video: uno en el frente, otro en la parte trasera y uno más al interior del vehículo, que también grabará audio, por lo que las conversaciones de los agentes al interior de la patrulla también quedarán registradas. De momento la estrategia está en fase de prueba.

El uso de este tipo de vigilancia sirve como inhibidor de conductas delictivas. Esta tecnología puede ayudar a clarificar cuándo un agente actúa en defensa propia o cuándo se trata de un caso de exceso policial. De igual manera, puede ayudar a soportar pruebas relacionadas a sobornos y otras prácticas ilegítimas, además de confirmar o rebatir señalamientos y acusaciones.

Ahora bien, las cámaras por sí mismas no van a resolver el problema. La ciudadanía debe ser firme en la exigencia de transparencia. Para 2019, 38% de los torreonenses consideraba que Tránsito y Vialidad era la institución más corrupta de la ciudad. Para que las cámaras de vídeo puedan ejercer su poder coercitivo, debe haber una ciudadanía activa que haga uso de las pruebas documentales para castigar los casos de soborno o abuso policial. De otro modo, los dispositivos no representarán beneficio alguno.

Definitivamente, amigo radioescucha, debemos entender que la tecnología es necesaria y útil para promover la transparencia sólo si la ciudadanía mantiene su exigencia constante. El uso de cámaras por parte de Tránsito y Vialidad es una buena iniciativa que debe mantenerse y aplaudirse. Sin embargo, más allá del dispositivo, es la sinergia entre el sistema tecnológico, la vigilancia ciudadana y el compromiso de las autoridades lo que permitirá la progresiva ganancia y construcción de confianza.

 



Comenta esta noticia
Top