La playa favorita de Peña Nieto fue privatizada durante su sexenio

Nayarit (07/08/2019).- Solo dos meses después de haber llegado a la presidencia de México, el 1 de febrero de 2013, el entonces mandatario mexicano anunció a través de su oficina que tomaría unos días de descanso con motivo del puente del 5 de febrero por la conmemoración de la promulgación de la Constitución.

Ese día salió por la noche de la Ciudad de México junto a su familia rumbo a Punta Mita, Nayarit, en donde aparentemente se hospedó en el hotel St. Regis.

Sin embargo, sus críticos se le fueron encima debido a que la tarde del jueves 31 de enero una explosión en el edificio B de la Torre Ejecutiva de Pemex en la Ciudad de México dejó 34 muertos y más de cien heridos, sin embargo, el presidente únicamente declaró tres días de luto nacional y siguió con sus planes de descanso. Esa no fue la primera vez que Peña Nieto estuvo en Punta Mita, antes de tomar protesta como presidente, pasó una semana en este destino turístico acompañado de Angélica Rivera y sus seis hijos del 12 al 19 de noviembre.

No obstante, en la Navidad del 2014, Enrique y su familia regresaron para pasar las fiestas decembrinas. Mismo destino, en cual estuvo en los días que se tomó por el periodo vacacional de verano de 2016, del 2 al 7 de agosto.

Fue este último año, en el que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales privatizó la playa «La Lancha», en la que Peña Nieto solía vacacionar y en la que personal del ejército se enfrentó con turistas mexicanos por no permitirles acceder al lugar.

El tema salió a la luz después de que una persona solicitara, al área correspondiente de la Secretaría, el formato único en el cual se pedía la modificación a las bases del Título de Concesión en favor de la empresa “Ranchos la Lancha Punta Mita S.A. de C.V.”, con la que se dio la privatización de la playa “La Lancha”, actual sede de un exclusivo centro turístico y que está rodeada por un fraccionamiento de Grupo DINE, filial de la empresa “Ranchos la Lancha”. El formato único es el documento que presenta el concesionario para demostrar que cumple con las condiciones para proteger el ecosistema.

Semarnat, a través de la Subsecretaría de Gestión para la Protección Ambiental, contestó que había clasificado la información debido a que el mal uso de esta podría afectar el procedimiento administrativo. Por lo que la persona metió un recurso de revisión al INAI, mismo que fue atendido por el comisionado Joel Salas Suárez, quien analizó el caso y declaró que no era aplicable la reserva de la dependencia y, en votación unánime, el Instituto ordenó a Semarnat hacer público el formato único que el concesionario entregó el 19 de enero de 2016.

Con información de Quién

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top