La responsabilidad de cuidarnos

 

Ya desde el mes de febrero, la Organización Mundial de la Salud había advertido que, junto con la pandemia del Covid-19, vendría una infodemia de noticias falsas. Desde profecías de Nostradamus o Los Simpsons, hasta los supuestos beneficios del vodka para la cura del Covid-19 han inundado las redes sociales. Basta un vídeo de una persona con bata blanca, lentes y un estetoscopio para que millones de usuarios lo compartan creyendo ingenuamente en su contenido. Lo mismo con cadenas de texto sobre los supuestos beneficios de una u otra medicina o hierba.

Estas cadenas cobran aún mayor fuerza cuando líderes políticos le sirven de altavoz para difundirlas. El caso más conocido ha sido el del presidente Donald Trump con su apoyo a la cloroquina en contra de las opiniones de sus asesores médicos. No es de extrañar además que intereses de las grandes farmacéuticas productoras del medicamento hayan estado también impulsando la difusión de información sobre sus supuestas bondades. Sin embargo, no hay todavía evidencia científica suficiente para sustentarlo e incluso hay estudios que revelan posibles consecuencias indeseables.

En los últimos días se ha denunciado la comercialización de presentaciones de cloroquina e hidroxicloroquina que son falsificadas. Los pacientes que son víctimas de este crimen, no sólo son los enfermos por Covid-19 sino también otros que tradicionalmente han utilizado este fármaco como aquellos que sufren de Lupus o del Síndrome de Anticuerpos Antifosfolipídicos. La gravedad del asunto no radica solo en la falsificación, sino que incluso logró colarse por las cadenas de distribución formal y han sido expendidos en diversos establecimientos farmacéuticos en varias ciudades del país.

Como si no fuese suficiente con la difusión de noticias falsas a través de las redes sociales, el uso de la pandemia para comercializar fármacos cuya efectividad no está verificada o incluso con la venta de medicamentos falsificados, nos encontramos con la continua inconsistencia entre lo que dice el vocero gubernamental ante la pandemia, el Dr. Hugo López Gatell y lo que hace el presidente Andrés Manuel López Obrador. Apenas el miércoles, por ejemplo, el presidente mexicano cenaba en Washington con el presidente Trump y el dueño de TV Azteca, Ricardo Salinas Pliego, cuya televisora ha llamado a desconocer las cifras ofrecidas por López Gatell al considerarlas irrelevantes.

Definitivamente amigo radioescucha, en momentos en que la pandemia del Coronavirus en México se encuentra en sus puntos máximos históricos de contagios y fallecimientos ocupando nuestro país la quinta posición mundial en cantidad de decesos, debemos ser más que nunca garantes de la información que consumimos y difundimos. No caigamos víctimas de las noticias falsas y exijamos de nuestras instituciones la vigilancia y control para erradicar el delito de la falsificación de medicamentos. Está en nosotros la responsabilidad de cuidarnos, en nadie más.



Comenta esta noticia
Top