La seguridad ante la expectativa de la gente

 

El INEGI , Instituto Nacional de Estadística y Geografía, ha venido realizando periódicamente la Encuesta Nacional de Seguridad Pública URBANA. La que se publicó ayer arroja que el 72.9% de la población mayor de 18 años se siente insegura en sus ciudades. En el caso sólo de las mujeres, este porcentaje alcanza el 77.2, mientras que en el de los hombres es de 67.8. En ciudades como Puebla, Tapachula, Ecatepec, Uruapan y Fresnillo la percepción de inseguridad supera el 90%. Es decir que, 9 de cada 10 personas se sienten inseguros viviendo en su ciudad.

En el caso de La Laguna, la percepción de inseguridad se encuentra en el orden del 52.2%. Porcentaje muy superior al que arroja Saltillo, 32.1% y Durango, 39.3%. La percepción de inseguridad se acrecienta en una ciudad en la que el 48.1% de la población manifiesta haber sido víctima de algún acto de corrupción en su ciudad y en la que el 21.2% de los hogares, alguno de sus integrantes ha sido víctima de robo o extorsión. Se hace manifiesto el miedo en el que viven los laguneros y que trasciende los discursos oficiales para exigir contundencia en los resultados.

La encuesta del INEGI arroja que cuando se trata de exponer cuáles considera que son los problemas más importantes de su ciudad, el 65% de los mexicanos no duda en colocar a la delincuencia como uno de ellos, así como el 64.5% no duda en colocar también al alumbrado público insuficiente. 8 de cada 10 mexicanos se siente inseguro cuando acude a un cajero automático en la vía; 7 de cada 10 se siente inseguro en el transporte público; 6 de cada 10 se siente inseguro en las calles que habitualmente usa, y; casi 3 de cada 10 mexicanos se sienten inseguros en sus propias casas o en la escuela

Preocupa, y mucho, lo que revelan las expectativas de la gente. En diciembre de 2017, el 73.5% de los mexicanos tenía la expectativa de que la situación de inseguridad seguiría igual de mal o empeoraría. Sin embargo, con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia, este índice se redujo a 48.4% en diciembre de 2018, el porcentaje más bajo que se haya registrado en la encuesta. Un año más tarde, en diciembre de 2019, la expectativa negativa regresa a 62.5%, porcentaje superior al de diciembre de 2013, en plena guerra contra el narcotráfico.

Definitivamente amigo radioescucha, la ciudadanía espera de manera impaciente la ejecución de una política de seguridad que brinde resultados claros. Seguridad que nos permita salir nuevamente a caminar por nuestras calles en la noche, usar alguna prenda de valor, visitar a algún familiar o amigo. Seguridad de sentirnos a gusto en nuestras propias casas. Se hace evidente la urgencia de una política de seguridad clara por parte de nuestros gobernantes y, en particular, por parte del Gobierno federal porque, con la expectativa de la gente, no se juega.



Comenta esta noticia
Top