Levante viene de atrás para superar al Granada

Valencia, España. (23/2/2015).- Ilusos los que daban el partido por acabado y por perdido para el Levante. La noche le deparaba al Ciutat de Valencia un final apoteósico. El equipo de Alcaraz estaba derrotado, o eso creíamos. Ganó un encuentro imposible. Empató en el minuto 88 y se lo llevó en la última jugada con un gol de Barral, el abanderado del clavo ardiendo.

No importó todo lo que había pasado. El Levante estaba teniendo una noche horrible. El Granada, aunque estaba con uno menos (estaban expulsados Colunga, El Arabi y Ramis), tenía el partido bajo llave. La seriedad la perdió en un saque de banda cuando la noche agonizaba y también su rival. Oier decidió salir cuando no había que hacerlo y Camarasa se encontró con una pelota que clavó en las redes. Fue la primera jugada seria de peligro de los locales. La segunda también acabó en gol. Ya saben, gol de Barral y apoteosis en Orriols.

El Levante logró salir a la superficie y hundió al Granada. Todo cambió en unos minutos. De ver la vida de otra manera a verla incluso peor. El equipo de Abel sigue a cuatro puntos de la salvación, pero con la losa de una victoria anunciada que se convirtió en la derrota más dolorosa.

Hasta el minuto 88 el encuentro estuvo en las manos del Granada. Se adelantó gracias a una mano de Camarasa que puso a El Arabia once metros de la portería. El conjunto visitante se adelantó y puso la primera piedra del muro que colocó en el Ciutat. El Levante fue incapaz de rascar algo de ahí. Hasta el minuto 88, claro.

Se esperaba un partido trabado e intenso y lo fue. Lo acaloró aún más el colegiadoÁlvarez Izquierdo, que sacó tarjetas como si fueran de visita. Expulsó a tres futbolistas y quedó la sensación de que las tres rojas directas fueron muy rigurosas. Unos no llegan y él se pasó.

El árbitro echó a Colungapor una patada a Barral. Fue una fea entrada, pero hubiese bastado con una amarilla. La expulsión (minuto 73) no traspapeló los planes del Granada, que siguió defendiéndose bien y sin demasiados apuros. El Levante sólo probaba suerte con la rifa. Se dedicaba a jugar en largo y casi todas las papeletas las tenía el rival. Hasta el minuto 88, claro.

El partido se encendió y El Arabi y Ramis se picaron. El árbitro les mostró la roja. Si la anterior expulsión fue exagerada, estas fueron exageradísimas. Todo controlado estaba por el Granada, no obstante. Hasta el minuto 88.

Alcaraz había probado ya de todo. Cambió las bandas y acabó metiendo aVíctor Casa desús por David Navarro. Nada resultó hasta que un saque de banda se convirtió en la acción más peligrosa de los granotas. Oier salió lejísimos de su portería, el despeje no le ayudó y Camarasa empató. El gol de Barralen el minuto 94 (a pase de un Kalu Uche que no sabíamos si estaba en el campo) completó una remontada dramática. Hasta el final.

Fuente: Marca.com

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top