Los ojos están puestos en el segundo de la serie entre Dodgers y Astros

Fernando Benito

Houston, E.U. (29/07/2020).-Es muy posible que nadie se quiera perder el segundo juego de la serie que disputarán esta noche en el Minute Maid Park, los Astros de Houston y los Dodgers de Los Ángeles. La razón: simple y llano morbo.

Luego de lo acontecido en la parte baja de la sexta entrada del partido del martes, los aficionados es muy probable que piensen que hoy se presentará otro de esos sucesos que luego se convierten en anécdotas fantásticas del ‘Rey de los Deportes’.

Para quién no lo sepa, ayer los peloteros de ambos conjuntos estuvieron a punto de llegar a las manos, después de que el relevista Joe Kelly se burlara del toletero Carlos Correa tras poncharlo. Un poco antes, Kelly envió un lanzamiento descontrolado que se quedó cerca de impactar en la cabeza al parador en corto de la novena texana.

Obviamente lo que hizo Kelly, se entiende como una forma de venganza por el ‘robo de señales’ que implementó Houston en la temporada 2017 y que para muchos le privó a los Dodgers de la posibilidad de ganar la ‘Serie Mundial’ de ese año.

El mundo del beisbol sigue pensando que los Astros tendrían que pagar por lo que hicieron, pero cuando se observa el intento de pelotazo de Kelly hacia Correa, se debe reflexionar hasta donde se debe llevar este asunto.

Una recta de 96 millas por hora, impactando en el cráneo a un bateador puede traer serias consecuencias, eso todo mundo lo sabe, así es que lo que pasó anoche debería provocar que interviniera la oficina de las Ligas Mayores y parará de manera abrupta las demostraciones de revancha hacia los jugadores de Houston.

Hasta hoy, los peloteros de los Astros han aceptado estoicamente que su ilegalidad tiene consecuencias. Lucen incómodos en la caja de bateo, pues además de concentrarse en el lanzamiento, deben cuidarse de que la pelota no venga en dirección a su persona. Es irónico, ahora esa ventaja que tuvieron al implementar el ‘robo de señales’, se ha convertido en una franca desventaja por que no pueden llegar con tranquilidad a tomar su turno en el plato.

George Springer, José Altuve, Alex Bregman, Josh Reddick y Correa entre otros, están conscientes de ello, sin embargo, ¿aguantarán lo suficiente antes de perder la paciencia e intentar defenderse de las agresiones? Ayer ya hubo un adelanto de eso.

Este miércoles cuando se efectúe el segundo choque entre Astros y Dodgers, esperamos que no suceda nada extraño y que los jugadores tengan muy presente que fueron contratados para jugar beisbol, no para otra cosa.

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top