Luis Miguel deslumbra a La Laguna

Jessica Ayala Barbosa

Torreón, Coahuila (14/10/2018).- Poco más de 30 minutos después de las 9 de la noche del sábado 13 de octubre, Luis Miguel puso fin a la espera de los laguneros que un par de meses antes agotaron los boletos de su presentación en las instalaciones de la Feria de Torreón, provocando incluso un conato de colapso del sistema de venta y, en última instancia, la apertura de una segunda fecha. 

Ataviado con un elegante traje negro, camisa blanca y corbata a juego con el saco, el Sol emergió desde el fondo del escenario para deslumbrar a su público. “Si te vas”, “Tú sólo tú” y “Amor, amor, amor” conformaron la triada de canciones que bastó para levantar a los asistentes de sus sillas con el celular desenfundado y listo para inmortalizar el momento con una foto, un video o una transmisión en vivo.

El júbilo de la gente quedaba de manifiesto en las sonrisas de oreja a oreja y los gritos eufóricos. Fanáticos de toda la vida que han crecido com Luismi y nuevos admiradores ganados vía Netflix, coreaban por igual temas como “Devuélveme el amor”, “Por debajo de la mesa” y “No sé tú”. 

La influencia de “Luis Miguel, la serie” fue notoria en melodías como “Culpable o no”, “Tengo todo excepto a ti”, “No me puedes dejar así” y por supuesto “La incondicional”, quizá la que más elevó los decibeles entre el público.

Un momento de scat a duelo con su saxofonista, quien posteriormente regaló un espectacular solo mientras el Sol se ausentó para hacer el primero de sus dos cambios de vestuario, fue uno de los momentos más seductores y artísticos de la noche. 

El intérprete cantaba el tema “La Mentira” cuando comenzó a hacer algunos ademanes, le indicaba a su equipo que dirigieran las cámaras hacia un joven que le estaba proponiendo matrimonio a su novia. Hizo una breve pausa y pidió un aplauso para la pareja luego de que todos atestiguáramos, a través de las gigantescas pantallas, el momento en que ella daba el sí. La escena y el gesto conmovieron a no pocos asistentes.

El folklore mexicano lució con todo su colorido durante el set con mariachi, mismo que la mayor parte del público quiso disfrutar de pie y que incluyó éxitos como “Échame a mí la culpa”, “La Bikina” y “Sabes una cosa”. 

Tras su segunda ausencia, el Sol regresó vestido con una playera y pantalón negros y ajustados para interpretar uh popurrí de algunos de sus hits ochenteros más emblemáticos: “Ahora te puedes marchar”, “La chica del bikini azul” y “Cuando calienta el sol”. 

La interacción con el público fue escasa, pero significativa para los asistentes, quienes mostraron su franca emoción cada una de las veces que Luismi pronunció el nombre de Torreón. «Buenas noches, mi Torreón», «Las manos arriba, mi Torreón”, “Qué bello es Torreón», fueron algunas de las frases en que se refirió a la ciudad y que engancharon a los laguneros. 

Los pasos de baile también fueron contados, pero el público se mostró dispuesto a pasar eso por alto a cambio de la cálida sonrisa del Sol. 

Cerca de la media noche, Luis Miguel concluyó la primera de sus dos presentaciones en Torreón, dejando en las casi diez mil personas que atendieron la cita un invaluable recuerdo digno de atesorar. 

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top