‘Monstruo de Ecatepec’ pide beber sangre humana en el reclusorio

Ciudad de México (11/11/2019).- El asesino serial conocido como el Monstruo de Ecatepec pasa los días aislado en una celda del penal de Chiconautla, en el Estado de México.

Es tal la peligrosidad del reo, que las autoridades penitenciarias sólo le permiten salir de su celda una hora al día, para que pueda tomar el sol. El resto del tiempo permanece solo, en el fondo de su celda.

Tras darse a conocer cómo mataba y comía los cuerpos de las mujeres a las que con engaños privaba de la vida, los custodios saben que si lo dejan convivir en la población general, no duraría ni un día con vida.

El Monstruo de Ecatepec le ha dicho a los custodios que cada tres meses necesita beber sangre humana. Su mujer, cómplice suya en más de diez feminicidios, le ha mandado decir que se corte los dedos y sorba su propia sangre, ya que “es lo único que puede calmarlo”.

Juan Carlos asesinaba a las mujeres que eran enganchadas por su pareja Patricia, luego abusaba sexualmente de los cuerpos.

Ambos las descuartizaban y se deshacían de los restos, unos los tiraban a lotes baldíos o los escondían en cubetas repletas de cemento, otras las vendían a un sujeto con el que se encontraba en una estación del Mexibús.

El «Monstruo de Ecatepec» habría comenzado a matar mujeres desde el 2012, aunque no se sabe a cuántas asesinó, confesó el homicidio de 20 mujeres, pero los investigadores creen que pueden ser más. Con esto Juan Carlos sería uno de los mayores asesinos seriales de los últimos años en México.

Con información de Vanguardia 

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top