No queremos venganza, buscamos la verdad: líder del 68

Liliana Rincón 

Torreón, Coahuila (02/10/2018).- Félix Hernández forma parte del comité del 68 Pro Libertades Democráticas. Tenía 21 años durante el movimiento de 1968, fue líder estudiantil, estuvo en la Plaza de las Tres Culturas el 2 de octubre, donde fue detenido y permaneció dos años en prisión. Calcula que el día de la matanza había más de 15 mil personas presentes, de las que más de cuatro mil fueron detenidas, pero solamente el Ejército tendría la información de cuántas murieron:

No lo sabemos y esa es la gran deuda y el gran pendiente a 50 años, llevamos muchos años en un proceso penal, exigiendo que el Ejército entregue los expedientes respecto a su actuación ese día en la Plaza de las Tres Culturas. El Ejército disparó, una unidad del Ejército es quien levantó los cuerpos de los heridos y los cadáveres de los muertos, otra unidad lavó la sangre, trajeron tanques cisterna y lavaron con manguerazos a presión, y ellos mismos llevaron los cadáveres a donde los hayan llevado, no se sabe, y otra unidad fue quien nos detuvo a nosotros y nos llevaron a la prisión militar».

Recordó que en el gobierno de Vicente Fox se fundó una Fiscalía Especial para atender ese caso, pero cuando estaba avanzando la cerraron. La organización de la que Félix forma parte presentó una denuncia contra Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría y los procuradores de la República en tiempos de ambos exmandatarios, además de otros 60 coacusados; muchos de ellos ya murieron. Ante la falta de actuación se tramitó un juicio de amparo. 

Nosotros no buscamos venganza, estamos buscando la verdad, que rindan cuentas, y un juez dirá qué es lo que sigue», sentenció.

Sobre su detención, recuerda que fue un proceso sin derecho a defensa y también en forma ilegal recuperó la libertad, además de que algunos de sus compañeros tuvieron que exiliarse: 

Fue un proceso ilegal, nos sentenciaron, agotaron todas las instancias del proceso y cuando eso sucede, hay un momento en que el proceso se cierra y se dice que es cosa juzgada, a partir de ese momento el Ministerio Público ya no tiene derecho de intervenir en el expediente, todo eso había pasado, el Ministerio Público nos quitó todos los cargos; ya no tenía derecho de intervenir en el expediente, la única manera en que nos podían liberar era mediante una amnistía o con un indulto. No ocurrió eso, nos liberaron porque el acusador desistió, nos dejaron los delitos políticos y modificaron a modo la ley para podernos liberar».

Félix ve en este momento a una juventud con más información, con formación política distinta y considera que 1968 construyó una victoria política moral y ética por encima del régimen; fue el momento en que se sembró una semilla que, posteriormente, permitió enriquecer el periodismo, las artes y la cultura. Prueba de ello es que, según recuerda, los editoriales de los periódicos nacionales pasaban a supervisión en la Secretaría de Gobernación, antes de publicarse, lo que ahora no ocurre.

Félix recuerda que todo inició por una riña donde participaron alumnos de preparatoria en la que intervinieron de forma arbitraria las autoridades de seguridad, que ingresaron a los planteles donde golpearon a estudiantes. Félix Hernández tiene la teoría de que el gobierno generaba conflictos y encarcelaba a las personas, previo a la visita de un personaje distinguido o acontecimientos que ponían los ojos del mundo en México para garantizar «tranquilidad«. En aquel entonces estaban en puerta los Juegos Olímpicos.

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top