Nuestras principales defensas

 

Lastimosamente México se encuentra cruzando el terrible umbral de los 300 mil fallecimientos confirmados por coronavirus. Esto, claro, según la estadística oficial. El creciente número de contagiados ha llevado a que las autoridades se estén planteando medidas alternativas para lidiar con la pandemia. Por ejemplo, Roberto Bernal, secretario de Salud de Coahuila, ha informado que podría oficializarse la obligatoriedad del certificado de vacunación para ingresar a lugares cerrados como restaurantes, bares y comercios.

Los factores que condicionan e hicieron posible este repunte son varios. En primer lugar, el llamado “efecto posadas” producto de las festividades decembrinas y las reuniones y visitas a familiares y amigos. También ocurre que un porcentaje importante de la población fue vacunada hace ya más de 6 meses y sus anticuerpos pueden haber disminuido. Otro factor, por supuesto, es la variante ómicron que ya circula a nuestro alrededor.

Es importante destacar que para los epidemiólogos es necesario conocer el posible avance que una nueva variante pueda tener dentro de la población. En México, sin embargo, esta vigilancia es sumamente deficiente. Mientras en países como Dinamarca se realiza la secuenciación del 70% de las muestras para conocer la variante específica de la infección, en nuestro país se analiza apenas el 2.5%. Algunos científicos argumentan que parte del problema radica en la eliminación de los fideicomisos, lo cual lleva a que los laboratorios de detección deban ser los que le dan crédito al gobierno federal mientras esperan por los recursos.

Ahora bien, a nivel individual los pacientes no deben preocuparse en conocer la variante particular de la infección. Tanto el tratamiento como las medidas de precaución son similares para todos los casos. Los epidemiólogos sí necesitan de esta información para tomar decisiones relacionadas con la disminución de las curvas de contagios. Lamentablemente, las políticas sanitarias con carácter preventivo no han sido la característica preponderante del manejo de la pandemia por parte del Gobierno Federal. Las consecuencias las tenemos hoy a la vista.

Definitivamente, amigo radioescucha, aunque la variante ómicron del coronavirus es menos letal que las anteriores, debemos sostener las medidas de prevención. Cuando el Covid genera síntomas graves, no importa la variante que sea, todas son muy peligrosas. Por ello el llamado a mantener las medidas sanitarias ya de sobra conocidas por todos y acudir, cuando corresponda, a la vacunación. Las vacunas, el cubrebocas, la higiene, la ventilación y la sana distancia siguen siendo nuestras principales defensas.

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top