Políticos con raíces en tierra, no chapulines saltarines

 

En los últimos días hemos podido apreciar una invasión de chapulines. No nos referimos a los insectos, sino a esos políticos que ante la cercanía de las venideras elecciones de 2021, saltan dejando sus cargos antes de haber cumplido el tiempo de su período gubernamental o legislativo. La ocasión es propicia para revelar los verdaderos intereses de muchos de estos individuos quienes hacen uso de innumerables artimañas a fin de cazar candidaturas.

 

No es un fenómeno nuevo, nuestra historia está plagada de saltos de políticos que dejaban sus partidos para procurar montarse en el autobús del PRI. Más recientemente, Morena ha servido también de transporte colectivo para montar a más de un chapulín proveniente de las más diversas ideologías. Un ejemplo es el diputado José Ángel Pérez, quien como recordamos, fue alcalde de Torreón entre 2006 y 2009 por el Partido Acción Nacional. Pero, se dice, ahora quiere repetir el cargo aunque representando al Partido del Trabajo y a Morena, si se diera la coalición.

 

Aunque esa alianza no va a ser fácil de concretarse pues, desde Morena también busca la candidatura Luis Fernando Salazar quien se prepara a dejar su diputación originalmente ganada con los colores del PAN pero ahora como distinguido integrante de la 4T. Por otro lado, se ha dicho que Román Alberto Cepeda pronto dejará su cargo de Secretario del Trabajo de Coahuila para competir por la alcaldía de Torreón, en este caso por el PRI. La justificación para Román Alberto es que su cargo es por invitación y no producto de una elección popular.

 

Con cierta frecuencia ocurre que al cierre de una gestión gubernamental, los titulares de las instituciones que las conforman dejan vacantes sus puestos mismas que son ocupadas de manera interina por funcionarios de segunda o tercera línea. Esto ocurre como consecuencia de funcionarios que más que cuidar el cierre exitoso de los proyectos gubernamentales, procuran hacerse de un nuevo cargo público antes de ser relegados en sus partidos. Por cierto, ¿será verdad que el actual alcalde de Torreón prepara su salida para postularse como candidato a una diputación federal por el PAN?

 

Definitivamente, amigo radioescucha, es ineludible que se afronte un cambio en la visión dominante de la política en la actualidad. Ella debe entenderse en función del compromiso con el bien común. Cuando el electorado elige, escoge un proyecto. Por ello, la prioridad debería ser cumplirlo y llevarlo a buen rumbo. Sin embargo, pueden más los intereses personales y las ambiciones, ligadas al hábito del poder y del acceso al erario. Eso ocurre a pesar de que México, más que chapulines saltarines, lo que necesita son políticos con raíces en tierra. Que en verdad se comprometan.

 



Comenta esta noticia
Top