Poniatowska rinde homenaje a mujeres con su libro «Indómitas»

 

México (22/10/2016).- Elena Poniatowska llegó a México cuando tenía apenas diez años. Aquella época, la de los cuarenta, ha sido la mejor, recuerda. En contraste, ahora el país atraviesa un periodo de oscuridad. “Lo peor que me ha tocado vivir en términos políticos”, dice la ganadora del Premio Cervantes.

Rodeada de Monsi, Vais y Shadow, dos gatos y un perro acostumbrados a las cámaras y grabadoras, la escritora habla de su nuevo libro, Las indómitas (Seix Barral), donde reúne un conjunto de ensayos relacionados con mujeres adelantadas a su tiempo como Josefina Vicens, Rosario Castellanos, las soldaderas, Rosario Ibarra de Piedra y Marta Lamas.

¿Qué tan indómita es usted?

Fui todo lo contrario. Mi educación fue severa, con una institutriz. Mi hermana y yo veíamos a nuestros padres una vez al día. Aprendíamos a obedecer y a hacer las cosas bien. Una vez nuestra educadora me dijo: ‘cuando aprenda a leer será muy feliz’. Recuerdo que me sentaba en un rincón y fingía leer para esperar la felicidad, pero la realidad es que no entendía nada.

Pero con el tiempo se hizo rebelde…

No se crea. Después estudié en un convento de monjas. Ahí rezábamos tres veces al día y también éramos obedientes.

¿Cómo percibe la recta final del sexenio?

Es un desastre nuestro país. Todos sabemos que hay una devaluación tremenda del peso. De ser un país admirado hoy está puesto en entredicho por la corrupción. Estamos en manos de la vulgaridad y todo lo que abarca la corrupción y que sale finalmente de las empresas de Televisa. Se mantiene lo dicho por Emilio Azcárraga Milmo, “yo hago televisión para jodidos”. Al país se le está denigrando, denigrar a los pobres es denigrar a todo México.

¿La corrupción es cultural, como dijo el presidente?

La corrupción endémica y tiene que ver con la entereza de cada ser humano. La corrupción es un veneno. Nos estamos envenenando y no sé si vamos a sobrevivir.

¿Cómo será recordado este sexenio?

Como un sexenio de Walt Disney donde no pasó nada. Tuvimos en la presidencia una pareja bonita que mintió y finalmente mentir hace daño. Pero también dañan los empresarios, los políticos y todos los que están del lado de la mentira.

 

 

 

Con información de Aristegui Noticias

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top