Por cada suicido hay 20 intentos, ISMED llama a detectar señales de riesgo como medida de prevención

Liliana Rincón

Durango, Durango (26/01/2021).- La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que por cada suicidio consumado, existen alrededor de 20 intentos y la mayor parte de estos no pueden ser registrados ni atendidos por las instituciones de salud debido a que suelen mantenerse como secreto, ya sea por la persona que lo intentó o por sus familias, principalmente por temor a recibir señalamientos, resaltó la directora del Instituto de Salud Mental del Estado de Durango (ISMED), María Soledad Ruiz Canaán.

Destacó que “a diferencia de otras afecciones o enfermedades, cuando se habla de una persona que está sufriendo de un trastorno de salud mental o ha intentado hacerse daño a sí misma, suele haber una posición de rechazo por parte de quienes rodean al afectado; es común ver poco o nulo apoyo y en el peor de los casos indiferencia, lo cual dificulta que se piense siquiera en buscar ayuda profesional”.

Recordó que el suicidio es un fenómeno que se presenta como resultado de una combinación de diversas problemáticas sociales, medioambientales y biológicas que está rodeado de estigma, prejuicios y mitos; por ello es importante fomentar la información de fuentes confiables y así afrontar el desconocimiento que rodea al tema.

Soledad Ruiz Canaán aclaró que para favorecer la prevención del suicidio es necesario reforzar los trabajos de psicoeducación con la población en general para que puedan conocer factores de protección y riesgo, fomentar la salud mental positiva y capacitar al personal del primer nivel de atención.

Explicó que durante el 2020 se realizaron un total de 71 actividades de promoción y capacitación, tanto virtuales como presenciales, sobre dicho tema y durante el 2021 se reforzarán estas acciones con la finalidad de hacer frente a esta problemática.

La directora del ISMED consideró que los temas de salud mental continúan siendo un reto para la sociedad en general, por lo que es importante reconocer señales de riesgo en personas cercanas, como lo es el inicio repentino o incremento de uso de alcohol o sustancias nocivas, la búsqueda de materiales u objetos que puedan ser posibles métodos de autolesión, actuar temerariamente ante situaciones de riesgo, aislamiento, hablar sobre el deseo de morir, mostrar desesperanza, entre otros.

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top