Preocupan a la Secretaría de Economía trabas en TLCAN

México (07/08/2017).- Ildefonso Guajardo, Secretario de Economía, reconoció que México llega a la renegociación del TLCAN con tres preocupaciones que podrían convertirse en trabas para el libre comercio con Estados Unidos y Canadá.

Durante una reunión con integrantes de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, el funcionario federal alertó sobre «la fijación extrema» del Gobierno estadounidense para culpar al acuerdo por el déficit comercial.

«Encantado de analizar lo que le llamamos el rebalanceo comercial siempre y cuando logremos mejorarlo a través de expansión del comercio y no a través de restricción del comercio», advirtió.

Guajardo explicó que la segunda alerta es la intención de Estados Unidos de eliminar el Capítulo 19 del Tratado, que obliga, entre otras cosas, a someter a paneles de arbitraje cualquier acción de antidumping que se presente.

El titular de la SE se dijo preocupado por las salvaguardas que podría impulsar el país vecino para tratar de proteger a alguna de sus industrias o sectores que se vean impactados por el acuerdo de manera negativa.

El Secretario explicó que recurrir a esa figura sin investigaciones de por medio podría desatar un ánimo proteccionista en productores de diversos sectores, lo que representaría un riesgo.

«Es importante ser cuidadosos porque la salvaguarda es un mecanismo automático para reintroducir aranceles cuando consideramos que una industria ha sido seriamente dañada y no tiene el mismo nivel de exigencia que tienen las investigaciones en materia de competencia desleal», expuso.

«Dar la tentación de utilizar instrumentos que habían sido desincentivados sería como abrir la caja de Pandora. Podemos terminar en una situación donde desmantelaríamos el proceso de apertura».

Las elecciones

El funcionario reconoció que, aún cuando no existen fechas límite para concluir la renegociación, hay un interés de México y Estados Unidos por hacerlo al inicio del 2018.

Frente a los senadores reconoció que el motivo es la realización de elecciones presidenciales en el País y parlamentarias en Estados Unidos.

«Hay incentivos alineados para Estados Unidos y para México por las elecciones de ambos países, tanto parlamentarias como presidenciales, de que podamos terminar esta negociación a más tardar a principios del 18», expresó.

«La negociación implica simplemente el choque de manos y disparar el proceso para su firma y su eventual implementación y voto de los legislativos».

Guajardo se mostró escéptico sobre los tiempos, tras recordar que ambos países tienen que someter los cambios del TLC a la ratificación de sus Congresos.

«Nadie garantiza que logremos ese objetivo tan ambicioso pero nadie más que Estados Unidos puede dar fe de lo que significa negociar con el Gobierno y tener que procesar con otro», manifestó.

«Ellos fueron los primeros que desconocieron un acuerdo firmado con un Presidente anterior y lo tiraron a la basura».

Guajardo sostuvo que ninguno de los países quiere desperdiciar capital negociador sin que haya garantías de cumplimiento, y adelantó que México no cederá en temas sólo para acelerar la nueva firma.

«No vamos a ceder sustancia por rapidez, eso lo digo con toda convicción», dijo.

Información de Reforma

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top