Sochil Martin alza la voz para salvar a niños de la ‘mafia’ sexual de La Luz del Mundo

Durante 18 años, Sochil Martin fue víctima de abuso sexual del líder de La Luz del Mundo, Naasón Joaquín García. La mujer de 33 años acusó al autoproclamado apóstol de Jesucristo el 13 de febrero por las la violaciones que sufrió en la secta, por dirigir una amplia red de explotación infantil con apoyo de la cúpula de la iglesia y prepararlos para complacerlo sexualmente.

«Nos decían que era la voluntad de Dios», afirmó la joven en una rueda de prensa el jueves en Los Ángeles. Señaló que levantó la voz para poner un alto tras 22 años de abusos.

Es momento de que digan ‘basta’. No es una bendición, no es un regalo de Dios, no está bien (…) Cientos, sino miles de niños han sufrido el mismo destino que yo», relató.

Entre los testimonios que han salido a la luz se enlistan historias de masajes, duchas, fotografías íntimas, sexo oral y violaciones a manos de los Joaquín.

‘Propiedad de La Luz del Mundo’

Según la demanda, el apóstol Naasón aprovechó su posición de poder y la coerción que ejercía entre su círculo más cercano para tener acceso a cientos de menores de edad, acosarlos y abusar de ellos.

Durante 30 años me dijeron que mi cuerpo, mi mente y mi alma eran propiedad de La Luz del Mundo», ha asegurado la Martin, que dejó la iglesia en 2016.

Sochil contó que a los nueve años de edad, su tía, quien era la responsable de su crianza desde que tenía tres años, le dijo que había sido elegida para servir al apóstol Samuel, padre de Naasón, como su asistente personal.

Le enseñó qué le gustaba y qué no. Le dijo que era un «privilegio, un regalo, una bendición de Dios” ser tocada por él. Asimismo, la obligaban a vestirse de forma «provocadora» para hacer bailes eróticos, no sólo a Naasón, sino también al padre de éste, el fallecido Samuel Joaquín Flores.

Su calvario duró más de 22 años. Incluyó violaciones, palizas y tocamientos inapropiados por los patriarcas del «linaje escogido por Dios».

Como parte del lavado de cerebro, Martin debía memorizar y repasar pasajes religiosos en los que se afirmaba que el siervo de Dios era incapaz de pecar y en los que se justificaba que tuviera un «harén» como el rey Salomón.

Si lo hacía el rey David, si lo hacía el rey Salomón, también lo podía hacer el ‘siervo de Dios’ el hermano Samuel, el ‘siervo de Dios’ el hermano Naasón. Uno no lo ve mal”.

La demandante dice que los «apóstoles» no actuaron solos. Todo sucedió con el apoyo del Consejo de Obispos, el segundo nivel en la estructura de la iglesia, quienes no sólo seleccionan a los menores, la mayoría niñas entre los 13 y 14 años de edad, también servían de testaferros en la compra de propiedades, amasando los donativos y las ganancias que facilitaban el ostentoso estilo de vida del líder y sus familiares.

A diferencia de la causa legal, en donde solo figuran el apóstol y tres cómplices como acusados, en la demanda civil están señalados además miembros del Consejo de Obispos y familiares directos del líder. Entre los imputados están los hermanos de Naasón, así como su esposa y el único hijo varón del matrimonio.

La Luz del Mundo, que asegura tener cinco millones de miembros y presencia en casi 60 países, ha acusado a Martin de conspirar para manchar el nombre de su líder con «mentiras y calumnias». Los fieles defienden la inocencia de su líder y confían en que saldrá libre este año.

Hemos presentado este caso para proteger a los niños que todavía están en La Luz del Mundo, queremos que sepan que no están solos», dijo el abogado Jeff Anderson, que espera que más víctimas se sumen a la causa.

El desenlace de la trama que ha puesto contra las cuerdas a la segunda iglesia con más seguidores de México aún está por definirse en los tribunales de Estados Unidos.

El 4 de junio de 2020 Naasón fue detenido en Los Ángeles por presunta violación de menores y tráfico de personas contra tres niñas y una mujer entre 2015 y 2018. El próximo 9 de marzo será la audiencia del líder de la secta.

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top