Tras brote de COVID-19, piden apoyo a la comunidad para Casa del Anciano Samuel Silva

Mayela Avila

Torreón, Coahuila (20/11/2020).- El pasado 17 de noviembre, el gobernador de Coahuila Miguel Ángel Riquelme Solís, confirmó un brote de COVID-19 en el asilo de ancianos Dr. Samuel Silva de Torreón, al confirmar ocho religiosas y un residente que dieron positivo a esta enfermedad.

Recientemente, en este centro falleció una mujer de 92 años de edad, pero el gobernador descartó que fuera por coronavirus.

Posterior a este anuncio, el propio asilo a través de redes sociales ha solicitado el apoyo a la comunidad, ya sea económica o en especie.

Las religiosas que atienden este centro solicitan los siguientes artículos: Paracetamol 500 mg, Azitromizina 500 mg, Omeprazol 20 mg, Vitamina C en cualquier presentación; además de pañales, toallitas húmedas y agua embotellada. También se solicita pañales, cloro, artículos de limpieza y despensas.

En el mensaje se pide que estos apoyos en especie se dejen en la casa del anciano ubicada en calle Juan Pablos 222 Col. Centro frente al bosque Venustiano Carranza, o bien, comunicarse al teléfono 8717131766.

También en otro mensaje se pide que quienes quieran apoyar con una aportación económica, se puede depositar a la cuenta de Banorte de la Casa del Anciano Samuel Silva A.C sucursal 0185 Torreón de Zaragoza, CLABE 0720 60001 85718 9808; cuenta 01857 18908; RFC CAD601026JD2.

Ambas publicaciones fueron confirmadas por Carmen Sedano, voluntaria del patronato de la Casa del Anciano desde hace más de 30 años, quien aseguró que en los próximos días las religiosas darán a conocer qué situación prevalece en el asilo.

Recordó que la Casa del Anciano tiene 85 personas de la tercera edad residentes y 35 trabajadores. Agregó que el día de antier se inició con la toma de muestras de SARS-CoV-2 tanto a los adultos mayores como a los empleados.

La voluntaria pidió a las personas interesadas en dejar apoyos en especie en la entrada, tocar la puerta y el personal lo sanitizará antes de ingresar el apoyo.

Finalmente, Carmen Sedano reconoció la labor de las religiosas para que en estos ocho meses no se presentaran contagios. Sin embargo, señaló que es difícil controlar esta situación si se toma en cuenta que muchos de los empleados «vienen del exterior y se trasladan en camiones o transporte público».

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top