Ultraderecha marcha en repudio de migrantes en Alemania

Chemnitz (01/09/2018).- Al grito de «Somos el pueblo» y «Fuera Merkel», cerca de mil 500 ultraderechistas marcharon hoy por las calles de la ciudad de Chemnitz, en el este de Alemania, que no encuentra paz desde que un ciudadano fuera acuchillado en una fiesta callejera por dos presuntos refugiados.

La protesta arrancó pasadas las 17.00 hora local (15.00 GMT) de forma pacífica y entre grandes medidas de seguridad, para evitar incidentes como los que se han repetido en los últimos días en esta ciudad alemana.

La manifestación está promovida por el partido ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD) y por el movimiento xenófobo Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente (Pegida) y a ella se ha sumado a última hora el colectivo ultraderechista local Pro Chemnitz, que disolvió la concentración que había convocado una hora antes para sumarse a la protesta principal.

La convocatoria de Pegida trata de recordar a «todos los fallecidos a causa de la multiculturalización a la fuerza de Alemania» y de criticar la «política migratoria ilegal» vistiendo «preferiblemente de negro», sin pancartas, y portando sólo banderas alemanas y rosas blancas «como expresión de dolor».

Antes y después de esta marcha están previstas varias contramanifestaciones, la mayor de ellas organizada por una alianza de 70 organizaciones bajo el lema «Corazón en lugar de odio», y a la que se han sumado políticos del Partido Socialdemócrata (SPD), Los Verdes y La Izquierda.

Un grupo de contramanifestantes ha bloqueado parte de la ruta de la marcha ultraderechista y ha colocado ediciones de bolsillo de la Constitución alemana en el suelo.

TENSIÓN Y XENOFOBÍA

La policía espera que en total más de 10 mil personas participen en estas manifestaciones en Chemnitz y estima que pueden volver a producirse incidentes violentos entre los seguidores en las distintas iniciativas.

La policía de Sajonia ha pedido refuerzos a la Policía Federal para poder garantizar la seguridad en la ciudad y evitar enfrentamientos, especialmente después de las críticas recibidas en los últimos días por su falta de respuesta ante las cacerías neonazis del pasado fin de semana y los posteriores incidentes.

En la madrugada del pasado domingo un alemán de 35 años y origen cubano fue acuchillado durante las fiestas de Chemnitz.

Poco después se arrestó a dos personas en relación a este asesinato, dos peticionarios de asilo de Siria e Irak, que permanecen en prisión preventiva.

El mismo domingo una marcha de unos 800 ultraderechistas por el centro de la ciudad protagonizó persecuciones contra viandantes de aspecto extranjero, en las que varias personas resultaron heridas, que el Gobierno alemán condenó y tachó de «cacerías de odio».

Información de Excélsior

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top