Una diferencia para siempre

 

Por primera vez en su historia, el Congreso de Coahuila contará con una mesa directiva conformada sólo por mujeres. La Diputada Guadalupe Oyervides fungirá como Presidenta; Edna Dávalos Elizondo y Teresa de Jesús Meraz García se encargarán de las vicepresidencias; finalmente, en las secretarías estarán las diputadas Mayra Lucila Valdés González, Martha Loera Arámbula, Yolanda Elizondo Maltos y Claudia Elvira Rodríguez Márquez. Esta oportunidad única nos lleva a preguntarnos si se aprovechará para legislar con una visión de equidad y de género.

La circunstancia provocada por la crisis sanitaria del Covid-19 ha revelado la urgencia de abordar temas relacionados con la salud y la alimentación de los coahuilenses. Si bien en otras latitudes la enfermedad del coronavirus mata por razones principalmente referidas a la edad avanzada de los pacientes, en México y Coahuila las causas refieren principalmente a la mala alimentación. Comorbilidades como obesidad, hipertensión, diabetes y enfermedades cardíacas ha influido en el alto número de fallecimientos registrados en la nación. Se hace perentorio, en consecuencia, el abordaje de esta compleja problemática por parte del Congreso local.

Por otra parte, la recuperación de la economía no ha sido igual para hombres y mujeres. Mientras el 81.3% de los hombres ha recuperado su empleo, sólo el 67.7% de las mujeres ha podido hacerlo. Ante la amenaza de variantes del coronavirus que pudieran obligar a nuevos confinamientos, es necesaria una legislación de emergencia que impulse la economía local y el rescate de empleos y negocios, en particular para el caso de las féminas.

Ahora bien, más allá de las coyunturas que ha traído la pandemia, el nuevo Congreso dirigido por mujeres tiene el reto de saldar obligaciones pendientes con las mujeres coahuilenses y, en general, con la ciudadanía. ¿Qué hacer desde el Legislativo para contribuir a que se frene la violencia intrafamiliar o los embarazos de adolescentes? ¿Qué para facilitar la búsqueda de desaparecidos o la atención de los migrantes?

Definitivamente, amigo radioescucha, la circunstancia es propicia para que Coahuila sea ejemplo de una legislación con perspectiva de género. Con ello deberá construirse una sociedad más igualitaria y diversa, que garantice los derechos fundamentales de todas las personas sin discriminación ni exclusión. Este Congreso podrá recordarse como uno que legisló con criterios de justicia y que por sobre todo colocó el bien común de Coahuila. De hacerlo, marcaría una diferencia para siempre.



Comenta esta noticia
Top