Unas buenas vacaciones

 

México es el país con la jornada laboral más larga entre los miembros de la OCDE. El promedio de horas trabajadas en nuestro país es de 44.7 cada semana. Cerca de 26 millones de mexicanos labora entre 35 y 48 horas semanales. Incluso existen por lo menos 16 millones con jornadas que superan este límite. Esto indica que más del 16% de la población activa trabaja por encima del máximo de tiempo establecido por la ley.

Sin embargo, al momento de las vacaciones pareciera que nada de esto es tomado en cuenta. Por el contrario, entre la inflación, la crisis económica y hasta los fraudes cada vez se hace más difícil para las familias mexicanas poder plantearse unas semanas para el merecido descanso y esparcimiento. Entre los problemas que más se repiten entre la población se encuentran los atribuidos a las líneas aéreas y los funcionarios de los aeropuertos.

Los usuarios reclaman retrasos de hasta seis horas, reprogramación de los vuelos y cargos adicionales excesivos por maletas o mascotas. Arguyen también el aumento de los pasajes aéreos manifestando que se encuentran por las nubes. Lo mismo ocurre con los restaurantes y los hoteles que parece que quisieran superar los estragos de la crisis con los reducidos clientes de esta temporada. Incluso si le escuchan al turista acento extranjero o de otra región le aumentan de una vez el cobro.

Por otro lado, se reciben denuncias de ciudadanos que indican que han tenido que esperar hasta más de 3 horas para poder retirar su equipaje. Supuestamente, la razón para la demora es que las maletas se encuentran en revisión de seguridad por parte de las autoridades. No obstante, esto ocurre básicamente en el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México y así algunos manifiestan que pareciera ser un mecanismo de presión para que las líneas cambien sus rutas para el Felipe Ángeles.

Definitivamente, amigo radioescucha, pese a todos los obstáculos, sí es factible el merecido descanso. Para ello deben planificarse muy bien las actividades y llevar un férreo control del presupuesto. Limitar las comidas, procurar alojamientos en los que haya disponibilidad de cocina, utilizar servicios alternativos de hospedaje y de traslado pueden ayudar a reducir los costos. En relación al transporte aéreo es importante estar muy pendientes de la cantidad y del peso del equipaje. Con el debido cuidado y el planeamiento apropiado sí es posible disfrutar de unas buenas vacaciones.



Comenta esta noticia
Top