Vacaciones en pandemia

 

Aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador tenga algún tiempo reiterando su mensaje de que lo peor de la pandemia del Covid-19 ya pasó y que la domamos, los números parecen mostrar otra cosa. Al día de ayer, México reflejaba un total de 50 mil 517 decesos y 462 mil 690 casos nuevos del coronavirus. Apenas el pasado 31 de julio, se registró el récord nacional de contagios confirmados con casi 10 mil reportes en un único día. Alrededor de un 60% de los infectados por el virus han ocurrido durante el período de la llamada “Nueva Normalidad”.

El sector Turismo ha sido uno de los más golpeados como consecuencia de la pandemia. Nada más en abril de este año el sector se desplomó en un 97%. La agencia alemana Deutsche Welle estima la caída del sector entre el 50 y el 80% este año, lo cual afectaría el PIB de la nación entre un 3 y un 5%. Se perdieron fechas claves como la Semana Santa, los Spring Breaks de los estudiantes estadounidenses o el 1de Mayo. Los daños que recibieron sectores particulares como los de hoteles y restaurantes están aún por cuantificarse.

Sin embargo, con el período tradicional de las vacaciones, algunos números parecen expresar una cierta reactivación del sector turístico. Según datos del Ayuntamiento de Mazatlán, entre el 20 y el 26 de julio arribaron 23 mil 231 turistas que dejaron una derrama de 43.2 millones de pesos en la entidad. Otros destinos han mostrado también recuperación como lo es el caso de Cancún cuyo aeropuerto registró 617 mil pasajeros durante el mes de julio en comparación con los 175 mil que registró en junio y los 49 mil de mayo.

Estas noticias serían de celebrar si no nos encontráramos en medio de la circunstancia de la pandemia del Covid-19. Las vacaciones traen asociadas situaciones de riesgos que potencian las facilidades de contagio. Por ejemplo, transitar por espacios de alta afluencia de personas que pudiesen estar contagiadas, aunque asintomáticas, como lo son los terminales y aeropuertos, tiendas de conveniencia en carreteras y estaciones de servicio, ni mencionar otros sitios con alta concentración de población como discotecas o playas.

Definitivamente amigo radioescucha, si bien las vacaciones son necesarias dados los altos niveles de estrés a los que hemos estado expuestos en los últimos meses, cabría preguntarse si vale la pena el riesgo. En momentos en que los bolsillos de las familias mexicanas se encuentran notablemente afectados por la crisis económica es quizás preferible procurar destinos turísticos locales que traigan menos riesgos de contagio, sean menos onerosos y ayuden a nuestra economía local. Visitas al Cañón de Fernández, la Zona del Silencio, la Sierra del Sarnoso o el Peñón Blanco, muchos de los cuales aún no conocemos o tenemos tiempo sin visitar, podrían ser mejores alternativas ante esta coyuntura que nos lleva a tener vacaciones en la pandemia.



Comenta esta noticia
Top