Vine por el acta de estudios y me voy con un acta de defunción: Madre de Norberto

Ciudad de México (11/06/2019).- La semana pasada, una llamada recibida en Chihuahua, donde viven, cambió su vida completamente. La familia se preparaba para viajar a la Ciudad de México para festejar el término de estudios del joven.

Le pedí a Dios que me lo devolviera, nunca me opuse a su voluntad y él me lo devolvió de esta manera, ¿por qué?, no lo sé, pero su muerte no será en vano”, dijo Norelia Hernández, madre de Norberto.

Norberto Ronquillo Hernández, de 22 años de edad, finalizó los estudios de su carrera Mercadotecnia Internacional en la Universidad del Pedregal y tenía planeada su ceremonia para el 7 de junio.

Pero la noche del 4 de junio fue secuestrado al salir de la escuela y los plagiarios exigieron un rescate que, pese a que fue cubierto, el estudiante apareció sin vida envuelto en bolsas de plástico en un baldío de la parte alta de Santa Cruz Acalpixca, Xochimilco la noche del domingo.

Entre lágrimas, Norelia Hernández, pidió a las autoridades que “no haya un Norberto más” e incluso bendijo a las personas que secuestraron al joven.

En una entrevista afuera del Instituto de Ciencias Forenses, refirió que “no hay rencor” en su corazón y dio gracias a Dios por estos 22 años que «me lo prestó».

Vine por el acta de estudios de mi hijo y me voy con un acta de defunción”.

El cuerpo del estudiante será velado este martes en la Ciudad de México. Posteriormente viajará a Mioqui y después a Chihuahua, donde su familia depositará las cenizas del cuerpo cremado.

La madre de Norberto también mencionó que la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México le apoya con todos los trámites burocráticos para llevarse el cuerpo de su hijo a casa.

Afuera del forense, luego de realizar los trámites para la entrega del cuerpo, la madre del joven lo recordó como una persona alegre.

Siempre andaba muy bien vestido, se combinaba, nunca andaba despeinado ni fachoso, se cuidaba, iba al gimnasio, no tomaba, no fumaba; era muy bailador».

En la Universidad del Pedregal, Norberto también sentó un lazo de amistad y así lo recuerdan sus compañeros

Cuando fue el temblor estuvo apoyando muchísimo a muchas comunidades, se fue a Morelos a repartir agua, comida; llenó un trailer de víveres él solo y los llevó».

Con información de SDP Noticias

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia
Top