Con la verdad y la justicia por delante

 

Como es bien sabido, la excandidata presidencial de la coalición Fuerza y Corazón por México, Xóchitl Gálvez, anunció su intención de presentar una serie de impugnaciones contra el proceso electoral del domingo pasado. Gálvez expresó su preocupación por el desconcierto y las dudas que rodean los resultados. Alegó la competencia desigual “contra todo el aparato del Estado”, que favoreció a la candidata del partido en el poder.

Gálvez también apuntó que la influencia del crimen organizado fue palpable, con amenazas y asesinatos de aspirantes y candidatos. Además, destacó el excesivo gasto en propaganda electoral, que superó ampliamente los límites establecidos, con una presencia abrumadora en calles, postes y mobiliario urbano. Asimismo, señaló la compra de votos que se llevó a cabo sin disimulo y que socavó la integridad del proceso.

Por otro lado, las redes sociales se vieron inundadas de imágenes de actas que sugieren irregularidades en el conteo de votos. Líderes de la oposición como Alejandro “Alito” Moreno del PRI, Marko Cortés del PAN y Jesús Zambrano del PRD anunciaron impugnaciones basadas en supuestas manipulaciones de los resultados electorales. Cortés garantizó tener evidencia de miles de casillas donde la votación para el PAN no fue reportada, lo que podría indicar una alteración de los resultados preliminares.

Sin embargo, debe tomarse en cuenta que han salido a defender al INE, voceros de quienes no se sospecharía preferencias ante los resultados. Por ejemplo, Lorenzo Córdova, expresidente del instituto, aseguró que el recuento de votos confirmará la precisión del conteo realizado por ciudadanos capacitados. De igual modo, Ciro Murayama, también exconsejero, reafirmó en redes sociales que no hubo fraude y que los votos se contaron correctamente; aunque apuntó al peligro que se asoma en la búsqueda de Morena de contar con una sobrerrepresentación de legisladores.

Definitivamente amigo radioescucha, aunque la oposición tiene todo el derecho de impugnar los resultados, debe tomarse en cuenta que sus acciones podrían formar parte de una estrategia para intentar impedir una mayoría calificada, sobre todo, si ésta es artificial. Pero, también podría tratarse de un simple intento de los líderes de los partidos para presentarse como víctimas tras una derrota vergonzosa. Esperemos que las pruebas sean presentadas y se aclare mejor el panorama, con la verdad y la justicia por delante.



Comenta esta noticia