#ContextoDelAgua: Bienestar con mejores sistemas de abastecimiento de agua

Raúl Cuéllar Chávez

Siendo una prioridad el abasto de agua a la población ¿por qué en la práctica no se le ha dado la importancia debida? Son lamentables las condiciones en que se encuentran la mayoría de los sistemas municipales de la Comarca Lagunera, tanto en su administración como en su funcionamiento.

En el valle de la Comarca Lagunera de Coahuila y Durango existen 9 sistemas municipales de abastecimiento de agua, con diferentes eficiencias según las características de cada organismo operador. Se estima que existen alrededor de 180 pozos para el abasto de agua a la población con un consumo anual de 185 millones de metros cúbicos.

Los organismos operadores de los sistemas fueron creados en México como dependencias municipales descentralizadas, autónomas y autosuficientes. Sin embargo, con el tiempo estas características no se lograron debido a la intervención política, administrativa y económica de las autoridades estatales y municipales, salvo en unos cuantos sistemas en el país, convirtiéndose finalmente en la práctica en organizaciones centralizadas.

A través del tiempo, los organismos operadores se han enviciado con numerosas ineficiencias cuyas consecuencias afloran en los problemas financieros y económicos por los que atraviesan, tales como adeudos a diversos proveedores, CFE, INFONAVIT y CONAGUA. La suma de estos factores se traduce en servicios deficientes a los usuarios, como es el desabasto de agua y las fallas en los drenajes sanitarios.

La situación por la que está pasando el SIMAS Torreón es el resultado de un descuido en los últimos 10 años. Cabe recordar que en el período 1997-2009 el organismo operador se fortaleció y trabajo con números negros, a pesar de algunas ineficiencias. Sin embargo, durante el período de 2010-2017 se deterioraron su organización y sus finanzas, dejando numerosos adeudos y severas deficiencias en la operación del sistema. Un ejemplo muy claro son las pérdidas físicas por fugas, que anteriormente se estimaban en un 30% y ahora son del orden del 40%, ya que se incrementó considerablemente el suministro, pasando de 350 litros por habitante por día (l/hab-d) a 420 (l/hab-d), sin embargo según las pérdidas por fugas, equivalen en ambos casos a 250 (l/hab-d).

Otro indicador que descendió fue el volumen total facturado, ya que anteriormente era del 48%-55% del volumen total extraído, bajando al 38%-40%, por lo que se deduce que el volumen consumido aumento pero no el volumen facturado. Se estima que en Torreón adicionalmente a las pérdidas físicas por fugas, existe un 20% de consumos no contabilizados o no facturados, que en conjunto resulta en un 60% de agua que no se factura. Del volumen facturado no se cobra el total y finalmente sólo se está cobrando el 25% del total del agua extraída en los pozos del sistema. De lo anterior, se deriva la importancia de hacer más eficientes los sistemas, con el fin de asegurar el abasto de agua a la población y reducir los costos de energía por bombeo.

Se necesita que las autoridades municipales, los Consejos Directivos o de Administración, el personal gerencial y los sindicatos de los organismos operadores estén decididos a realizar una mejora sustancial en el servicio para lograr el bienestar de la población.

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia