Cuestión de tiempo

 

El pasado miércoles 17 de enero, el presidente Andrés Manuel López Obrador volvió a amenazar con la eliminación del INAI o Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales. Según expresó con esos recursos financiaría la reforma del sistema de pensiones. El mandatario insistió en que se trata de una estructura improductiva a la que en otros momentos ha tildado de florero.

Ahora bien, ocurre que, si se tomase el presupuesto del INAI y se repartiese entre los mexicanos para pagar sus pensiones, el resultado sería de solo 8 pesos anuales. Es claro que el presidente sabe que el monto no es suficiente, y sin embargo dice lo que dice. De igual modo insiste en que el INAI es innecesario porque para eso está la Secretaría de la Función Pública. Solo que lo que no dice es que esta instancia está subordinada a presidencia. También recita que la Fiscalía General de la República podría hacer el trabajo del INAI, sí, la misma que está a cargo de su aliado Alejandro Gertz Manero.

El INAI es un órgano de carácter distinto que promueve la transparencia y no responde a los intereses del mandatario. ¿Para qué ha servido el INAI durante los tiempos de la 4T? Para desvelar las denuncias por más de 900 millones de pesos que la Segalmex había interpuesto contra diversas empresas. También ha permitido que se haga público el faraónico presupuesto de la Refinería de Dos Bocas, así como conocer su avance real. Asimismo, fue clave al instar a la Sedena para que mostrara los contratos asignados a Felipa Obrador, prima del presidente o por ordenar a Pemex que revelara los contratos relacionados con Casa Gris, la mansión donde vivía su hijo en Houston.

El tema de la eliminación del INAI por supuesta inutilidad es una cortina de humo a la que recurrentemente acude AMLO para desviar la atención de la opinión pública. Así ocurrió cuando salió a la luz el vídeo de su hermano recibiendo dinero para la campaña, cuando los escándalos de la Segalmex se hicieron notorios o, más recientemente, cuando un supuesto mecanismo de corrupción que incluye a sus tres hijos mayores junto a uno de sus colaboradores más cercanos está saliendo a la luz.

Definitivamente amigo radioescucha, la eliminación del INAI no va a proceder simplemente porque no cuenta con los votos suficientes en el congreso. Es un simple distractor que utiliza el presidente López Obrador. Pese a ello, tal y como lo han demostrado las últimas encuestas, 3 de cada 4 mexicanos considera que la 4T es un gobierno corrupto. Así que como decían los antiguos, es solo cuestión de tiempo para que la verdad sea finalmente desvelada.



Comenta esta noticia