Debate ausente

 

El debate por la Presidencia Municipal de Torreón se realizó sin grandes sorpresas, marcando el segundo evento de este tipo en Coahuila tras el de Saltillo. A este acudieron los candidatos Román Alberto Cepeda González de la coalición PRI-PRD-UDC; Shamir Fernández Hernández por PT-Morena; Sergio Lara Galván de Acción Nacional; Jorge Torres Bernal por Movimiento Ciudadano y José Ignacio Corona Rodríguez del Partido Verde Ecologista de México.

Desafortunadamente, el formato del debate fue restrictivo, limitando la participación ciudadana y abarcando demasiados temas para tan poco tiempo. Esto resultó en una superficialidad tal que las propuestas parecían más una lista de deseos que planes concretos. La falta de profundidad en el diálogo impidió un análisis serio que dejó a los espectadores con más preguntas que respuestas.

Román Alberto Cepeda sustentó su participación y postura en lo que identifica como resultados positivos de su gestión, defendiendo su posición de liderazgo en las encuestas. Enfatizó las iniciativas exitosas y los proyectos en desarrollo, buscando consolidar la confianza del electorado. Por otro lado, sus contrincantes se enfocaron en perseguirlo, cuestionando su gestión. Dado este panorama, es altamente probable que las encuestas post-debate no muestren cambios significativos, preservando la intención de votos actual.

La figura del debate es fundamental para la democracia, pero su formato necesita una renovación radical. Un buen debate debería iniciar con un diagnóstico claro de los problemas sociales, seguido de un análisis de causas y de soluciones bien fundamentadas. Los candidatos deben presentar propuestas realistas y equipos capaces de llevarlas adelante, promoviendo así un diálogo constructivo y orientado al bienestar de la población. Infelizmente, este ideal quedó completamente ausente en lo que ocurrió el día de ayer.

Definitivamente amigo radioescucha, sería deseable que los debates ofrecieran mayores elementos para la toma de decisiones del electorado. Sin embargo, en el formato actual los debates en Coahuila están siendo poco efectivos lo que repercute en el ánimo de una ciudadanía que lejos de estar ávida de participar luce un tanto distante de la próxima elección del 2 de junio qué será sin duda de una enorme relevancia para un futuro que, difícilmente puede vislumbrarse, en la medida en que los auténticos debates permanezcan ausentes.



Comenta esta noticia