Desarrollo integral y armónico

 

En conmemoración del “Día de la niña y el niño”, es oportuno recordar que cerca del 30% de la población mexicana es menor de 17 años, sumando más de 38 millones de jóvenes, una cifra comparable con la población total de naciones como Canadá o Polonia. En La Laguna, los niños, niñas y adolescentes constituyen el 26% de los habitantes, con un total de 372 mil 541 infantes, reflejando la significativa presencia de las nuevas generaciones en la región.

La niñez de Coahuila y Durango enfrenta desafíos severos. Un 6.4% de los niños coahuilenses trabajan, mientras que en Durango la proporción asciende al 13.1%. La mayoría se dedica a tareas domésticas y un alarmante 37% realiza actividades que son consideradas como riesgosas. Además, un tercio de los niños trabajadores en Coahuila y un cuarto en Durango no asisten a la escuela, lo que pone en riesgo su educación y futuro.

De igual manera, de acuerdo con información de la REDIM o Red por los Derechos de la Infancia en México, durante el año 2022, un 45.8% de la población infantil mexicana, equivalente a 17 millones de niños, niñas y adolescentes, se encontraba en situación de pobreza. Adicionalmente, un 21.2% no tenía acceso a una nutrición adecuada. En el mismo período, se registraron 2 mil 319 homicidios de menores, desglosados en 544 niñas y mil 775 niños como víctimas.

Por otro lado, es preocupante observar el acelerado crecimiento de la migración infantil. El perfil del migrante actual son familias completas con bebés, infantes y hasta mujeres embarazadas. Después de miles de kilómetros de travesía, los migrantes se encuentran con que la parte más peligrosa no era cruzar la selva del Darién, ubicada entre Panamá y Colombia sino recorrer México. El tráfico de personas, la venta de menores y el reclutamiento forzado por narcotraficantes representan el día a día de la travesía, además de la posibilidad de ser apresados por las autoridades locales.

Definitivamente amigo radioescucha, es crucial que los infantes de nuestra nación crezcan en un entorno radicalmente diferente. Los retos que enfrentan actualmente, como la pobreza, el acceso limitado a la educación o la prevalencia de la violencia, representan barreras significativas tanto para su presente como para su futuro. Por ello, es tan necesario que la próxima administración federal plantee un programa sistémico de gobierno que permita promover que los niños, niñas y adolescentes puedan desarrollarse de manera integral y armónica.



Comenta esta noticia