El eterno problema educativo

 

La crisis por el Covid-19 aún sigue sacudiendo nuestro sistema educativo. Con millones de estudiantes afectados por el confinamiento y un descenso alarmante en los niveles de escolarización, México se encuentra aún hoy día en una encrucijada crítica. Por ello, quien ocupe la Presidencia de la nación el sexenio próximo deberá implementar políticas urgentes para remediar los daños causados a la formación del talento nacional, asegurando así un futuro más competitivo para el país.

A raíz de la crisis sanitaria, la escolarización en México sufrió un declive que la llevó a alcanzar su punto más bajo en veinte años. Entre 2020 y 2022, 1.36 millones de alumnos abandonaron la educación básica y media superior. De cada 100 niños que entran en primaria, 46 no terminan el bachillerato. A la fecha aún quedan 1.2 millones de jóvenes fuera de las aulas. Estas cifras son más bajas que las registradas en 2006.

Por otra parte, según los resultados de la prueba PISA, 66% de los alumnos mexicanos no alcanza los estándares mínimos en matemáticas y 53% tampoco lo logra en lectura. Así, nuestra nación se ubica 77 puntos por debajo del promedio en matemáticas y 75 puntos en ciencias, una brecha que representa cerca de cuatro años de rezago en formación académica. Estas cifras son comparables a los obtenidas a principios de siglo, relegando a México a los últimos puestos dentro de la OCDE.

En este sentido, el IMCO, Instituto Mexicano para la Competitividad sugiere que es crucial reforzar las áreas fundamentales. El currículo de la Nueva Escuela Mexicana, implementado en 2023, minimizó la importancia de estas habilidades esenciales. Los resultados de PISA 2022 muestran que fue un error y subrayan la necesidad de enfocarse en conocimientos técnicos y matemáticos para preparar a los estudiantes para el mercado laboral actual.

Definitivamente, amigo radioescucha, la educación es un área prioritaria y así lo consideran las dos candidatas con mayores posibilidades de éxito. Claudia Sheinbaum aboga por fortalecer las ciencias naturales, sociales y humanidades enfocadas hacia las áreas prioritarias del país. Xóchitl Gálvez por su parte se enfoca en potenciar la Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas como modo de alcanzar mayor competitividad en el mundo globalizado de hoy. Allí están los problemas y las propuestas, bien valdría un debate enfocado al eterno problema educativo.



Comenta esta noticia