Hacia un futuro sostenible y sustentable

 

La sequía que vive México desde 2022 ha exacerbado el problema del estrés hídrico, afectando a más del 70% del territorio nacional. Esta situación ha mermado la producción agrícola, disminuyendo la disponibilidad de productos básicos como el maíz y planteando la posibilidad de recurrir a importaciones. Además, numerosos cuerpos de agua han alcanzado niveles críticamente bajos, poniendo en evidencia la vulnerabilidad del país ante la escasez de agua.

Ante esta situación, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción ha propuesto 47 proyectos de infraestructura para mitigar el estrés hídrico. Estas iniciativas incluyen la construcción de presas, plantas de tratamiento, sistemas de captación pluvial y la modernización de la infraestructura hidráulica. Con ello se buscaría asegurar el suministro de agua, fomentar el ahorro y la eficiencia de su uso y preservar los recursos naturales.

En el noreste de México, se han identificado seis proyectos de importancia. En el área metropolitana de Monterrey es necesaria la construcción de presas en el Cañón de Ballesteros y Guitarritas; en Chihuahua se requiere avanzar en el proyecto de la Presa El Águila, la conducción del agua de la Mina San Antonio, así como en la tecnificación de los cultivos de la entidad. Finalmente, en La Laguna es imperativo continuar con el proyecto Agua Saludable.

En este sentido, se están implementando tecnologías como vasos captadores, que permiten ahorrar entre un 30 y 35% de agua, gracias al uso de las lluvias. De igual modo, la CMIC recomienda el uso de concretos filtrantes que ayudan a la absorción del agua, para así recargar los acuíferos. En este sentido es también impostergable la generación de consciencia en relación con el cuidado y uso racional del vital líquido.

Definitivamente, amigo radioescucha, el calentamiento global lo sentimos con fuerza en el incremento del estrés hídrico. Por ello debemos procurar cambiar nuestros hábitos en torno al uso del agua para hacernos más ahorradores y eficientes. En este orden de ideas es necesario explorar y desarrollar tecnologías que nos ayuden a adaptarnos a esta nueva realidad, asegurando así un futuro más sostenible y sustentable para México y la Laguna.



Comenta esta noticia