Impacto real y sostenible

México es la economía con el mayor crecimiento de los salarios mínimos entre los países miembros de la OCDE, con un aumento 6.7 veces mayor al promedio. Los salarios reales aumentaron un 5.4% entre el cuarto trimestre de 2019 y el primer trimestre de 2024. Este aumento contrasta con la tendencia en otros países de América del Norte, donde los salarios reales experimentaron una disminución del 2.4% y el 0.8% en Canadá y Estados Unidos, respectivamente.

Sin embargo, este innegable éxito también podría ser una de las causas de otra problemática. El Índice Nacional de Precios al Consumidor en nuestro país reportó un avance mensual de 0.38%, con lo que la tasa anual se ubicó en 4.98%, acumulando así cuatro meses consecutivos al alza. Además, la inflación ya suma 40 meses por encima del rango objetivo del Banco de México.

El incremento de la inflación se debió principalmente a un aumento del 10.36% en el sector agropecuario. Dentro de este sector, las frutas y verduras se encarecieron un 19.73%. Otros rubros que presentaron aumentos significativos fueron el energético y de tarifas autorizadas por el gobierno. De manera similar, las mercancías y servicios, así como los precios de la vivienda (tanto para la compra como para la renta) y el pago de las colegiaturas de las escuelas particulares.

Mientras tanto, varios factores sugieren la posibilidad de un escenario inflacionario sostenido. Por ejemplo, el alto precio en los servicios públicos difícilmente podrá reducirse debido a las presiones salariales. Esta situación podría agravarse si en los próximos años se mantiene una política agresiva de aumento del salario mínimo. Además, una posible depreciación cambiaria, así como tensiones geopolíticas globales y el riesgo de eventos climáticos adversos podrían ejercer presión al encarecimiento de los precios.

Definitivamente amigo radioescucha, la inflación acaba por absorber los aumentos salariales, lo que plantea la discusión sobre la verdadera efectividad de tales medidas, más allá del populismo. Es fundamental que las políticas económicas aborden tanto el crecimiento de los ingresos como el control inflacionario para garantizar un desarrollo sostenible y equitativo en México. Esta será una tarea primordial para la próxima administración federal si se busca un impacto real que beneficie a toda la sociedad.



Comenta esta noticia