La ventana de oportunidad del nearshoring

 

 

La Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción expresó su preocupación ante el anuncio de la cancelación de las licitaciones del Programa Nacional de Conservación de Carreteras 2024 por parte de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes del Gobierno Federal. Según indica la organización, la falta de inversión en mantenimiento y conservación de las carreteras ha sido una constante desde hace varios años, lo que ha traído un deterioro significativo de la infraestructura de transporte del país.

Esta decisión preocupa dado el deterioro que viene caracterizando a las carreteras mexicanas, las cuales ante las inclemencias y la crudeza del clima de México se vuelven más vulnerables y peligrosas. Al respecto, diversos voceros manifiestan su preocupación por las afectaciones a diversas áreas que van desde el rubro turístico hasta el industrial, pasando por el manufacturero, el comercial, el educativo y el de exportación de autopartes y automóviles.

A lo anterior se suma el grave problema de la inseguridad. Hace pocos días los transportistas llevaron a cabo un paro nacional para exigir al gobierno federal mayor seguridad en las carreteras. El promedio diario de transportistas robados en 2023 fue de 25, de los cuales 20 sufrieron violencia. Sin embargo, ante tal realidad, la Alianza Mexicana de Organizaciones de Transportistas indica que el diálogo con las autoridades no es constructivo y es poco favorable.

El problema es que, si algo debe ofrecer un gobierno, sin distingo de ideología, es seguridad e infraestructura y en ambas el gobierno mexicano está fallando. Esta medida afecta no solo a los empresarios y transportistas, sino también a los ciudadanos que usan las carreteras para trasladarse, trabajar, estudiar o viajar. Además, pone en riesgo la competitividad y la integración de México. ¿Cómo se espera aprovechar el nearshoring si mover mercancías es cada vez más complicado en nuestro país?

Definitivamente amigo radioescucha, las carreteras son un bien público vital y su mantenimiento es una de las tareas fundamentales del gobierno. La 4T no está cumpliendo con esta responsabilidad y está poniendo en peligro el futuro del país. Es necesario buscar caminos que permitan asegurar los recursos necesarios para garantizar la conservación y la seguridad de las carreteras. Por ello, es clave que la sociedad civil exija una infraestructura de calidad. Solo así podremos aprovechar la ventana de oportunidad que temporalmente ofrece el nearshoring.



Comenta esta noticia