Las cosas de la 4T

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que enviaría su último paquete de iniciativas constitucionales antes de concluir su mandato. Aunque no dijo cuáles serían las leyes que buscará modificar, indicó que tenía varios grupos trabajando en ello y que esperan presentarlas el próximo 5 de febrero, Día de la Constitución. Señaló además que se tratará de aproximadamente de 10 reformas las que serán propuestas, aunque podrían llegar a 20. ¿Qué es lo que busca el presidente con esto?

El mandatario comentó que dentro de las reformas no se encontrará la eliminación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos pero que sí buscará que las funciones que cumple el Instituto Federal de Telecomunicaciones sean asumidas por la Secretaría de Transporte y Comunicaciones. Además, reiteró que propondrá desaparecer el INAI y que sus competencias sean absorbidas por la Secretaría de la Función Pública, la Fiscalía General de la República y la Auditoría Superior de la Federación. Pero, ¿será eso lo que realmente está intentando el mandatario?

No parece, para lograr reformas constitucionales, AMLO requiere el apoyo de las dos terceras partes del congreso. No obstante, en la cámara de diputados, Morena, el PT y los Verdes apenas si suman el 55% de los votos. Por lo tanto, necesitaría el respaldo de partidos opositores, lo cual es improbable. Esto ya le ocurrió con las fallidas reformas eléctrica, judicial y electoral. Entonces, ¿cuál es el sentido de intentar una estrategia destinada al fracaso?

Quizás porque es más plausible que se trate de una maniobra electoral. La propuesta de reformas es solo una excusa para tener voz en la contienda de 2024. El claro fracaso que vivirán las iniciativas le servirá para polarizar la campaña y participar de manera más o menos indirecta en el debate. Por ejemplo, cuando la propuesta de supresión del INAI no prospere, entonces dirá que la reforma de pensiones no podrá ser llevada a cabo porque el INAI sigue existiendo. Absurdos así por el estilo.

Definitivamente amigo radioescucha, la estrategia de AMLO para intervenir en la campaña electoral de 2024 se basa en proponer reformas constitucionales que sabe inviables, pero que le sirven para acaparar la atención mediática y polarizar el ambiente político. Siguiendo su patrón habitual, prometerá transformar el país, pero no lo hará porque no tendrá el apoyo político suficiente, de tal suerte que dejará las cosas igual o peor y culpará a la oposición de su propia inefectividad. Así las cosas de la 4T.

Noticias relacionadas



Comenta esta noticia